No me alcanza el tiempo!

Si piensas que no te da la vida para todo lo que tienes que hacer, este artículo podría ayudarte. El impacto de repensar nuestra relación con el tiempo y gestionarlo mejor es enorme. Por ello, para escribir este artículo me apoyo en algunos referentes a nivel mundial.

Clayton Christensen, Profesor de Harvard y considerado como el segundo pensador más importante del management a nivel mundial (Thinkers 50) nos dice que las personas que quieren destacar poseen una tendencia inconsciente a invertir muy poco en sus familias y demasiado en sus carreras, a pesar de que las relaciones con sus familias son la fuente más poderosa y duradera de felicidad.

Tony Robbins el principal gurú del self management en el mundo, indica en su último libro Unshakeable, que si las acciones que tomas no están alineadas con lo que realmente te importa: tus principios, no importa como uses tu tiempo, no tendrás el mismo sentido de logro y satisfacción que si lo tuvieses si te enfocas en aquello que agrega más valor a tu vida.

Una regla para ello es identificar el 20% de acciones que tienes que hacer en el día que causan el 80% de impacto en tus resultados y enfocarte en terminarlas muy bien.

“Dime cual es tu agenda y te diré quien eres

Santiago Alvarez de Mon, Conferencista y Profesor del IESE, comenta en su nuevo libro que este mundo sobreestimulado de la era digital en el que el zapping mental es la norma, nuestra agenda sirve como elemento imprescindible para el diagnóstico y la mejora personal. Es curioso que no le dejamos las llaves de nuestro departamento a cualquiera y sin embargo, entregamos nuestro tiempo a jefes, subordinados, clientes, amigos virtuales y hasta familiares– que con toda naturalidad y desparpajo disponen de él.

Otros “ladrones del tiempo” son las reuniones en exceso. Vale la pena recordar cuantas tenemos por semana, si empezaron y terminaron a la hora y sobre todo, si eran realmente necesarias. Como decía Peter Drucker, todo buen directivo, antes de decidir o hacer algo, debería preguntarse si esto debe hacerse, y si debe hacerlo él, y si debe hacerlo ahora.

Aprende a decir que no

Muchas veces tenemos la agenda llena por aceptar todo. Cuando decimos que no a algo, en realidad agregamos valor a lo que hacemos, porque estamos diciendo si a algo que tiene mayor relevancia, que podría ser nuestro trabajo, familia o religión.

Alvarez de Mon decía “Un sí puede ser un atajo fácil para evitar conflictos. Un no oportuno y justo es en ocasiones la forma independiente de sentar las bases de una relación madura. El no, lejos de aislarnos y empobrecernos, completa y complementa los síes de nuestra vida, prestigiando su calidad y valor.”
Haz lo que debes y está en lo que haces

Estamos en tantos lugares a la vez que no estamos en ninguno, así, es muy frecuente gastar el tiempo sin darnos cuenta por distracciones. Gallwey nos dice: “Para mantener la concentración, el mejor truco es ser muy bueno en volver. Si mentalmente te has ido de un informe que estabas haciendo, volviendo pronto reduces los períodos de ausencia y distracción. No es lo mismo pasear por las nubes 30 minutos que perderte cinco minutos, darte cuenta y regresar al momento.”

Una mención especial para el tráfico. Hoy muchos pasamos más de una hora en el carro al día. Ayudaría juntar todas las llamadas del día para esos momentos. Descargar al celular clases de inglés o entrevistas de tus conferencistas preferidos.

Necesitamos convertir lo importante en lo urgente. Por ejemplo si visitar a tus padres es muy importante pero no tienes espacio en tu agenda, como si lo tienes para el Facebook o el Netflix (la droga moderna), a lo mejor no son tan importantes para ti.

¿Cómo saber si estamos trabajando para conseguir que lo más importante rija nuestra vida y nuestra agenda? Implementemos una auditoría de agendas. Hagamos el seguimiento de nuestras actividades por dos semanas, tomando nota de cuales son realmente las que se llevan lo más valioso de nuestro tiempo, y luego de ello podremos enmendar. “Cuida los minutos y las horas se cuidarán de si mismas.” Lord Chesterfield

Conclusión.

Comienza a cambiar hoy, ahora! Mañana es el tiempo de los que no tienen tiempo, y la vida tiene mucho más que ver con el presente. Como dice un santo, “Si el tiempo fuera solamente oro podrías perderlo quizá, pero el tiempo es vida y no sabes cuanto te queda.”

El problema no es el tiempo. Vivir! Ésta es la palabra clave y es cada vez más urgente. Quien no lo haga quedará arrepentido en el ocaso de su vida. Si te lo propones, encontrarás el tiempo. La solución, como dijo Pablo Ferreiro del PAD, es vivir al día. Exprimir el presente, el único tiempo que tenemos. ¿Lo intentamos?

P.D. Si te pareció interesante este artículo reenvíaselo a un amigo o compártelo en redes. Gracias!

La otra Bolsa de Valores: Desprendimiento SAC, Fortaleza EIRL, Coraje Corp. y otras acciones en ascenso

bvlHoy, no solo está de moda hablar de valores, por suerte, hay muchos peruanos que los están practicando. Cada vez son más las personas que admiro, aquellas coherentes entre lo que piensan, dicen y hacen, y que se han puesto de pie en este difícil contexto que nos está tocando vivir.

Los valores, nuestro patrimonio moral 

Decía Santiago Alvarez de Mon, profesor del IESE, que son esa brújula interior que nos permite viajar por la vida sin perdernos, esas raíces que necesitamos para navegar por la vida.

“No soy producto de mis circunstancias, sino de mis decisiones”, decía mi gran amigo y mentor, Luis Huete, Profesor de IESE y Harvard, y por ello la importancia enorme de decidir con valores.

¿Cómo aterrizar este concepto tan gaseoso para vivirlo hoy? En una interesante sesión de Luis, nos mostraba el siguiente cuadro que influye enormemente en como tomamos decisiones a diario:

Captura de pantalla 2017-03-13 a la(s) 00.13.51

Las decisiones en los cuadrantes I y IV son fáciles de tomar. Nuestra vida la decidimos en el II y III. El dilema de movernos en el II (decido por lo que me gusta sabiendo que no me conviene) es que priorizamos el momento, el éxito fácil. Lo que no percibimos es que muchas veces, esos atajos terminan cosechando futuras frustraciones. En una sociedad amante de lo fácil, inmediato y en cantidad no es difícil decidir en el II cuadrante.

En el III, priorizamos algo que no nos gusta pero nos hace bien, (o hace bien a otros). Y entonces, ¿Cuáles son los valores que más nos podrían ayudar a tomar las decisiones correctas?

Desprendimiento

Despojarnos de lo que realmente nos duele. Lo más fácil es dar una donación, luego nuestro tiempo y lo más difícil es comprometernos con una causa, que ojalá no sea solo de un día, sino de largo aliento. El problema de los que se han quedado es de meses. Y es precisamente, en ese nivel de ayuda, donde radica la felicidad, porque ayudar a otros, a la larga, hace que seamos mejores.

Hoy, la vida nos facilita esa oportunidad. En estos días he visto a cientos de compatriotas ayudando cada uno desde donde puede (el policía, el voluntario, el rescatista, etc.).

Tomaron una de esas decisiones que no nos gustan, pero nos convienen. Hoy, quizá en lugar de soñar con dinero, podríamos soñar con cosas que nos emocionen y desafíen lo que la sociedad entiende por éxito. Soñar con ser felices y hacer felices a miles de damnificados! “Querido dinero, será para la próxima”.

 Fortaleza

Hace unos días tuve la suerte de escuchar la conferencia y luego conversar con Carlos Paez, uno de los sobrevivientes del avión que llevaba al equipo de rugby uruguayo que cayó en Los Andes en 1972. Vivieron 70 días hacinados en la cabina del avión soportando hasta 40 bajo cero.

Le pregunté que los hizo resistir, y me dijo que la fe y la fortaleza. “Nunca abandonamos la fe. Elegimos vivir y Dios nos dio las herramientas para ser los rescatistas de nuestro propio destino.”

Muchos de nosotros,  nos creemos fuertes, pero nos quedamos en aprendiz de héroe y nos ahogamos en un jacuzzi cuando tantos compatriotas nadan a puro pulmón en una tempestad y llegan a la orilla. Me decía que son los momentos de sufrimiento y dolor, los más valiosos, de los que más aprende uno en la vida. Nos exigen aprender y adaptarnos a las nuevas circunstancias.

Coraje

Nelson Mandela decía: “Es de los hombres y mujeres que arriesgaron su vida por sus principios de quienes aprendí el significado del coraje, que no es la ausencia del miedo, sino el dominio sobre ese instinto básico.”

Sin coraje toda virtud es frágil porque es el refuerzo de otros valores como la integridad, la compasión y la perseverancia. Necesitamos coraje para decidir, en base a nuestras creencias y principios, y mantener esa decisión , lo cual es difícil en una sociedad tan aborregada, que prioriza el que dirán.

Conclusiones

Los valores pueden y deben ayudarnos a superar adversidades. Estas no se buscan pero tarde o temprano se citan con nuestras vidas. Entonces, la capacidad de respuesta, la actitud con la que afrontamos esos reveses es lo que define si saldremos adelante.

Se nos viene un año complejo y retador. Dicen que no hay año perfecto. Los animo a hacer su propio cuadro y colocar en que cuadrante tomamos nuestras principales decisiones. Si reseteamos nuestro mindset e incorporamos estos 3 valores, podríamos hacer que nuestras decisiones y nuestra vida, sean mucho mejores. Esto que muchos consideran la tormenta perfecta podemos convertirla en vientos favorables para preguntarnos donde hacemos falta y sacar la mejor versión de nosotros mismos, tal como lo están haciendo miles de héroes anónimos que veo en los noticieros.

¿No nací hombre, ni mujer, sino… neutro? La verdad de la milanesa

smbolos-del-gnero-del-varn-3d-y-de-la-hembra-9906211

Dos ciegos tocan un elefante , uno la cola y dice que es una serpiente, el otro la pata y dice que es una columna. ¿Ambos tienen razón?. ¿El que uno sea tolerante implica renunciar a la verdad?

Muchas veces somos incapaces de llamar a las cosas por su nombre por miedo a no ser políticamente correctos. Para muestra un botón. Si dijera por el Facebook que ahora soy mujer, muchos me dirían que ok, está bien, es mi decisión. Pero si dijera que soy rubia y que tengo 15 años seguramente todos me dirían que estoy equivocado ¿o no?. La verdad no depende de lo que piensen líderes de opinión, ni de la seguridad con que lo digan, depende de la realidad, y las afirmaciones sobre ésta, son verdaderas o falsas. Una “media verdad” es una mentira. Una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto.

Pues bien, hoy se habla mucho sobre la inclusión de la ideología de género en la currícula escolar. Quisiera colaborar con este artículo, escrito con carácter estrictamente personal. Y porsiacaso, no voy a ampararme en la religión. Prefiero citar estrictamente las fuentes.

Los defensores de esta ideología, han sido muy astutos en desviar la discusión hacia un enfoque de normas que persiguen la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la no violencia y la no discriminación hacia homosexuales o lesbianas, temas en los que estoy de acuerdo como la mayoría del Perú.

¿Qué dice la Real Academia Española (RAE) y Wikipedia?

La RAE, institución que regula el uso del idioma, indica en su Diccionario Panhispánico de dudas, que los seres vivos tienen sexo y no género. Considera “inadmisible” que se emplee la palabra género “como sinónimo de sexo” y que “para las expresiones de discriminación de género y violencia de género existen alternativas como discriminación o violencia por razón de sexo.

Por su parte, Wikipedia, la enciclopedia del siglo XXI define así cuando uno busca “Ideología de género”: “Es la denominación de un campo interdisciplinario centrado en el estudio académico de diversos temas relacionados al género como categoría central…la filósofa feminista Simone de Beauvoir, propone el uso del término «género» para referirse a las construcciones sociales y culturales sobre la masculinidad y la feminidad, no al estatus purista de ser hombre o mujer.

…El género está definido socialmente, por lo que la comprensión de la masculinidad y feminidad evoluciona durante el curso de la vida. Por tanto, esos significados variarán de acuerdo con la cultura, la comunidad, la familia, las relaciones interpersonales…”

¿Qué dice el currículo nacional?

En la página 16, dice textualmente: “La Igualdad de Género se refiere a la igual valoración de los diferentes comportamientos, aspiraciones y necesidades de mujeres y varones…Si bien aquello que consideramos “femenino” o “masculino” se basa en una diferencia biológica-sexual, estas son nociones que vamos construyendo día a día, en nuestras interacciones.

Luego, en la página 30 dice, “El estudiante…Vive su sexualidad de manera plena y responsable:

toma conciencia de sí mismo como hombre o mujer, a partir del desarrollo de su imagen corporal, de su identidad sexual y de género.”

¿Qué dicen algunos diarios?

El 23 de Enero se publicó una encuesta según la cual el 93% de encuestados afirmó estar de acuerdo con la “igualdad de género”. La pregunta textual fue: ¿El Minedu debería … promover un enfoque de igualdad de género, es decir que los niños y niñas tengan los mismos derechos, deberes y oportunidades?

Recientemente he visto videos de una alta funcionaria del Ministerio de Educación en la que declara (seguramente con buena intención pero mal asesorada) que “NO EXISTE LA IDEOLOGIA DE GENERO en el currículo, sino siete enfoques transversales y uno es la igualdad de género. ..Esos son mitos , creencias de grupos religiosos o de otra índole…Una encuesta mostró que el 93% de la población no tiene dificultad para entender que en el currículo no existe ideología alguna.”

Breve análisis: ¿De qué hablamos cuando hablamos de género?

De acuerdo a las fuentes citadas, queda claro que la redacción del currículo nacional es confusa, justamente para introducir conceptos como género que es DISTINTO a sexo, y que aparentemente tengan como fin la igualdad entre hombres y mujeres. Lo curioso es que esto coincide con el sistema utilizado en otros países para introducir la ideología de género.

Sería bueno, llamar a las cosas por su nombre, si el objetivo es que hombres y mujeres tengan un trato igualitario, sugiero cambiar la palabra género por sexo en todo el currículo.

Esto es muy importante porque los defensores de la ideología de género, entienden el sexo biológico como un dato originario que se puede modificar, según la elección del “género” al que se quiere pertenecer y que puede realizarse a cualquier edad. Sostienen que no debe limitarse a las dos sexualidades biológicas universalmente reconocidas (masculino y femenino), sino que puede adecuarse a los 56 distintos matices de género descubiertos hasta hoy: hombre, mujer, homosexual, lesbiana, bisexual, intersexual, bigénero, asexual, pangénero, pansexual, etc. Si el niño construye su identidad de género, pero el DNI habla de sexo, ¿Cómo podemos enseñarles todo esto sin generar confusión, si a nosotros los mayores, nos la genera? ¿Por qué se empeñan en incluir “género”?

Sustentan también que la familia natural formada por padre, madre e hijos es sólo un estereotipo cultural basado en la opresiva acción del hombre sobre la mujer. Por consiguiente, si aflora el concepto de género, se hunde el esquema masculino-femenino, por lo que se hunde también la idea “estereotipada” de la familia. Esto hace que emerja el matrimonio gay. La familia nuclear siempre estará conformada por padre, madre e hijos, porque es la única fecunda (salvo en los casos en que no hayan hijos por distintas razones). Esto no implica que con el paso del tiempo la familia cambia por muerte o desaparición de alguno de sus miembros o incorporación de otros, como es habitual pero eso no cambia nada el origen.

Voy atando cabos y voy descubriendo una lógica atrás de esta simple inclusión de la palabra “género” en el currículo escolar, el canal perfecto para ir sembrando estos conceptos, a los oyentes indefensos que no tienen edad para discernir estos temas.

La feminista Shulamith Firestone considera que el hombre y la mujer adultos son construcciones sociales; que en realidad el ser humano nace sexualmente neutral y que luego, al socializar, es socializado en hombre o mujer o cualquier otro género.

Conclusión

Aclaro que no estoy en contra de los homosexuales o lesbianas, tengo muy buenos amigos que lo son, los respeto y los quiero. No busco atacar personas sino defender argumentos. Cuando separas a la persona del problema, ambos pueden hacer equipo y atacar el problema juntos. El currículo tiene temas muy buenos y que aportan pero estoy en contra del mensaje de “género” que se quiere promover en los colegios porque considero (y así lo he sustentado) que es confuso, y dice medias verdades.

Sin embargo, los defensores de esta ideología van avanzando. Pareciera, como decía T. Eliot, que el mundo avanza hacia atrás, progresivamente. Ante ello, nos quedan dos alternativas:

  1. Quedarnos en nuestra zona de confort, esperando que otros reclamen, ya sea porque nos da flojera, o no tenemos tiempo para leer en serio de que se trata el currículo o no queremos que nos tilden de retrógrados, cucufatos o ignorantes.
  2. Contestar a quienes nos quieren vender esta ideología, defender nuestros principios y proteger a los niños de que les enseñen conceptos que tienen una intencionalidad que no compartimos.

Yo ya elegí. Tengo un hijo en edad escolar y quiero que el mundo que construya para él esté fundado en la verdad, no en medias verdades. Parafraseando a Antonio Machado “¿Tú verdad, mi verdad? no, la verdad; y ven conmigo a buscarla.”

 

¿Te gustaría tener un equipo más productivo? Las 4 dimensiones del Gobierno de personas en el futuro

Resumen de artículo publicado en Harvard Deusto Business Review, Febrero 2017

Gran parte de los profesionales que tienen el encargo de liderar personas no se dan el tiempo necesario para abandonar su zona de confort, cuestionar si la manera en que actúan es la correcta y, menos aún, para diseñar una estrategia para desarrollar al máximo el potencial de sus equipos. El modelo que aquí se propone se enfoca en cuatro prácticas fundamentales a la hora de gobernar personas:

1.    conocerlas,

2.    motivarlas,

3.    desarrollarlas y

4.    exigirles

La función principal de cualquier líder es sacar a relucir la mejor versión de las personas que tiene a su cargo, hacerlas crecer y conseguir que esas mejoras se mantengan incluso en su ausencia, alineando esta estrategia con los objetivos de la empresa.

1. Conocer al equipo

No es fácil conocer la realidad personal de cada uno de los miembros del equipo y no podemos darlo por sentado. Se les conoce en el día a día, con el trato cercano.

Juan Fernando Sellés, filósofo español, dice que quien dirige da una orden según su personalidad y quien la obedece, la cumple según la suya, lo cual nos obliga a conocer lo que es común a todas las personas, y lo que es personal de cada una. Esto nos lleva a reflexionar sobre la relevancia de conocer a cada uno de los miembros de nuestros equipos y sus modos de ser.

2. Motivar al equipo

Escuchar también es ponerse en los zapatos del otro para intentar comprenderle y entender su posición. Solo desde allí, conociendo sus intereses reales, se puede plantear una estrategia de motivación. A unos les motiva el dinero; a otros, su línea carrera; a otros afrontar los retos de la posición que ocupan; un horario flexible o autonomía, etc.

Al final, no es el trabajo realizado lo que importa, sino el significado que tiene para uno mismo. La gente no se compromete si no tiene un motivo para hacerlo y, como líder, se debe ayudar a los trabajadores a encontrar sentido a su trabajo y a cumplir con la estrategia mediante acciones bien definidas y concretas.

3. Desarrollar al equipo

Para desarrollar al equipo, el líder debe definir cuales son las competencias necesarias para asegurar los resultados y la sostenibilidad de la empresa en todos sus reportes directos, que lo harán a su vez, con las personas que tengan a su cargo, generando así un efecto cascada. Luego de ello determina un plan de acción para implementarlo y finalmente, identifica y evalúa los puntos de mejora. Todo esto debe medirse de forma regular.

4. Exigir al equipo

Para cerrar el círculo es necesario generar una cultura de exigencia, lo cual se traducirá en buenos resultados. Pero, para ello, no hay que enfocarse en el fin, sino en el proceso: que el equipo tenga el talento, que se esfuerce y que dicho esfuerzo se combine con la perseverancia para terminar lo que se empieza y con la paciencia para tener la tranquilidad de que, si se está haciendo lo correcto, los buenos resultados caerán por su propio peso.

Aquí, el papel de la exigencia es vital. Hay que exigir que el proceso se desarrolle con el mayor nivel de rigurosidad, aplicando los valores mencionados. Un ejemplo: los mejores entrenadores del mundo lo son por que no les tiembla la mano a la hora de exigir, y porque llevan al limite a sus deportistas para sacar lo mejor de ellos. Pero es una exigencia desde la cercanía en el trato, sin dejar de ser estricto con las funciones y amable con los resultados. Y es que exigir tiene mucho que ver con querer lo mejor para la empresa, para la otra persona y para uno.

Conclusiones

No existe un manual perfecto para gobernar personas, sin embargo, no por ello, podemos dejar esta tarea tan importante al azahar.

Los resultados son una feliz consecuencia de una buena gestión de las personas. Hay que centrarse en la gente. Vivimos y trabajamos con personas, y ellas serán las responsables de los resultados del futuro que tanto nos preocupan.

Somos responsables de la vida de nuestros equipos. Por ello, nuestra principal función es formarnos bien primero para luego ayudarlos a ellos.

Necesitamos desarrollar políticas más adaptables a la realidad de cada uno de nuestros colaboradores. El “One size fits all” no va más. No se trata de ver números, sino personas. Ya lo decía Ernesto Sabato, “¿Por qué el hombre no evoluciona?” Porque cambia la tecnología pero no el corazón.

Dirigir empresas no es cosa de definir si se hace una cosa o la otra, es cuestión de ver más allá de lo evidente, ser ambidiestros y pensar cómo hacer una cosa y la otra. Los invito a salir de su zona de confort y a liderar sus vidas y luego las vidas de las personas que nos acompañan en el viaje de la vida, con seguridad, nos dará grandes satisfacciones. ¿Lo intentamos?captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-47-16

Feliz Navidad!!!!

1490alorenzo_costa“Los dos días más importantes de tu vida son el día que naciste y el día en el que descubres para qué naciste.” MT. Quizá hoy es un buen día para recordar para que vino Jesús al mundo – su vida fue su mensaje – y pedirle ayuda para imitarlo y darle un sentido a la nuestra. Nunca es tarde para convertirnos en lo que siempre quisimos ser. Ya lo decía Tagore “El hombre que soy saluda llorando a aquel que quisiera ser.” No hagamos concesiones en lo urgente e importante. Este 2017, recuperemos una manera de vivir que merezca más la pena.

¿Por qué las esposas son tan difíciles de amar?

wb1_the-five-year-engagement-movie-posterComienzo aclarando que este no es un artículo de “Casos del corazón”. No es el foco de lo que escribo, sin embargo, es un tema que me interesa mucho porque resulta que no somos robots, sino personas con alma, cabeza y corazón y en la medida en que tengamos un buen matrimonio, podremos vivir y trabajar mejor. El matrimonio es el proyecto más importante que tenemos, por lejos. Sí, más que nuestro trabajo. Es muy difícil que alguien que le dedique su vida al trabajo, tenga una buena familia.

Pues bien, ¿Quién en su sano juicio no se ha planteado alguna vez por qué le resulta tan difícil amar? (porsiacaso me refiero a esposas Y esposos). ¿No es lo más natural que los esposos se amen? ¿Por qué se iban a casar si no fuera así?.

Pensamos que no hace falta preocuparnos del matrimonio. Nunca, ni en los mejores días, hay que dar nada por supuesto. Desde el primer momento hay que cuidar ese amor para que crezca y se haga cada vez más fuerte.

Nadie se casa para separarse. Nadie decide amar a otra persona para hacerla infeliz. Brad Pitt y Angelina Jolie tenían la receta perfecta para el matrimonio feliz y para siempre: dinero, apariencia física, fama, poder… y se acabó. ¿Qué pasó? A lo mejor no son los ingredientes más importantes y apostar solo por ellos puede ser el error más grande de nuestras vidas.

Es más importante el obsesionarse con hacer feliz al cónyuge, no solo con grandes cosas, sino sobretodo, en los detalles diarios (que son por lo general una tarea más difícil), y esto, a pesar de que muchas veces las cosas se pongan feas. Y es que es bien ingenuo pensar que una vez que dos personas deciden casarse, todo irá bien.

Es como la chica que le dice a su enamorado: “Casémonos y vivamos felices”. El la mira y le dice, “Mujer, Decídete!”

Hay aspectos de la vida que de tan naturales no se les presta mucha atención. Pareciera que su desarrollo y crecimiento fueran automáticos. Así pasa con el amor matrimonial. Es curioso que en esta vida nos preparamos para todo, para la universidad, para el éxito profesional, hasta para viajar nos informamos, sin embargo en el matrimonio procedemos al azar.

Nuria Chinchilla profesora del IESE y Fundadora del movimiento mundial de “Empresas familiarmente responsables”, decía que cuando desaparecen los fuegos artificiales del flechazo y posterior enamoramiento tiene que haber una decisión de amar, y de mantener ese amor. El amor es como un fuego, que hay que avivarlo día a día, sino se apaga. Siempre habrán tentaciones (estamos casados pero no muertos), pero vale la pena luchar con todo. Si no blindamos el matrimonio, cada vez amaremos menos, cada vez habrán más fracasos.

Cuando amar resulta sencillo, todos somos capaces de hacerlo, pero ese amor aguanta poco. Después de los primeros años, dedicar un tiempo a reflexionar, darnos cuenta de nuestros errores y aplicar remedios prácticos es vital para relanzar nuestra relación. Bien dicen que para salvar matrimonios, es preferible un año antes que un día después.

Uno de estos remedios es controlar nuestros pensamientos. Nuestra imaginación es la responsable del amor, no la otra persona. Muchos problemas de “crisis” sólo existen en la cabeza de quien los piensa que al no tener un dominio de su imaginación, provoca que realmente contaminen el matrimonio.

Debemos tener en cuenta que no nos hemos casado con una persona sino con tres. La persona que pensamos que es, la persona que realmente es, y la persona en la que se va a convertir como resultado de estar casada con nosotros. Y ello implica que necesitamos amoldarnos a las 3 y no solo a la primera. Nuestras parejas no son perfectas, pero (pequeño detalle), nosotros tampoco! No existe la perfección acá abajo, y mal hacemos cuando la exigimos en el otro y peor aun cuando nos frustramos al no encontrarla. Si se espera demasiado del matrimonio, necesariamente se acabara desilusionado. Así se explican muchos divorcios. Pero ojo, tampoco hay que rendirse en la tarea de sacar lo mejor de nuestros cónyuges.

Los matrimonios como el de mis padres, felices, con más de 50 años de casados, no son fruto de la buena suerte, son hijos del esfuerzo, la disciplina, el compromiso, el no darse por vencidos cuando hay temporales, y sobre todo de un amor sincero que busca el bien en el otro.

¿Nuestro reto para el 2017? Enamorarnos muchas veces… de la misma persona.

Las reglas de la vida

reglas-de-la-vidaEn una leyenda de los nativos americanos, un viejo Cherokee daba lecciones de vida a su nieto: En mi interior tengo una pelea terrible entre dos lobos. Uno es malo, orgulloso, mal intencionado y mentiroso. El otro es bueno, alegre, servicial, humilde y luchador. El nieto preguntó -¿Qué lobo ganará?-. -El viejo contestó – “El que tú alimentes”. Lo mismo pasa con la vida. Hay una lucha permanente en nuestro interior entre esos dos lobos.

Un partido de futbol, un trabajo, un club, tienen reglas. Pues la vida también las tiene y cuanto antes las entiendas, aceptes y gestiones, mejor te irá. Que difícil intentar resumirlas en un artículo de 600 palabras. Acá van mis preferidas:

  1. Camina siempre con las luces altas, con la mirada a largo plazo, con un propósito y un porqué. La vida tiene que ver más con el viaje, que con la meta. Es incierta. Nada es seguro ni para siempre. El futuro pertenece a la gente que acepta y gestiona la incertidumbre, el hábitat natural del ejecutivo.

Siembra para cosechar luego. Los valores (esfuerzo, perseverancia,                           paciencia) se cosechan para usarlos en momentos difíciles. Son la                             mejor arma para luchar.

  1. Entiende la realidad hoy, aquí y ahora. No te pelees con los hechos. No transformas una realidad que minimizas o disimulas, solo si la reconoces y haces las paces con ella.

Aprende a vivir en el hoy, ese regalo. Mañana será mejor si gestionas                       mejor el presente. ¿Qué sentido tiene vivir en un ayer que se fue?                             Nos aferramos a sueños que nunca se realizarán. Saber cerrar                                   páginas dolorosas de nuestra historia es un arte que pocos dominan.                       Y el otro   extremo, el mañana, es el tiempo de los que no tienen                               tiempo.

  1. Aprende a perder y pierde para aprender. Gestionar los momentos felices y las derrotas, que se entrecruzan con mucha facilidad. En la vida ganamos y perdemos todo el tiempo. Por lo tanto, el que viva obsesionado con ganar y no contempla la posibilidad de perder, pues ya perdió. Muchas veces la pérdida, el error nos da un mayor aprendizaje que la victoria en si.

Hay gente que no ha terminado ni el primer tiempo y ya perdió el                             partido de su vida. Puedes perder, pero lo que no puedes es perder                           antes. Tirar la toalla en pleno partido. Se lucha hasta el pitazo final.

  1. Ordena tu mente, para darle la importancia y el peso ponderado a cada cosa en cada etapa de tu vida (religión, familia, trabajo, amigos). Muchas veces, tenemos hipotecada la cabeza con pensamientos que no valen la pena y la vida nos pasa por encima.

Decía Santiago Alvarez de Mon del IESE que cuando les pregunta a                         empresarios “exitosos” por el paisaje que tienen a su alrededor, no lo                       conocen, porque no lo disfrutan, porque cuando consiguen algo, ya                         están pensando en el próximo. “Llévate muchos mapas, pero disfruta                       del territorio. Porque no esté  esa colina en el mapa de tu vida, no                             dejes de visitarla. Las cumbres más altas no están en nuestras                                   planificaciones sino en lo que ocurre una vez visitadas.

La vida es paradójica. Para estar bien acompañados hay que                                       aprender a estar solos, quien sabe mucho, escucha; quien sabe poco,                       habla; quien sabe, pregunta; quien no sabe, dogmatiza; Para vivir                             hay que aprender a morir. Morir a una idea, a un argumento, a una                         relación.”

El partido más importante de la vida no es el exterior, el que otros ven lo que quieres aparentar, sino el que juegas contra ti mismo, y que si te esfuerzas, lo ganas siempre, porque habrás sido capaz de dar la mejor versión de ti mismo.

Y por último, la regla más difícil, conócete a ti mismo, tus fortalezas y debilidades. Heráclito decía: “Descubre el que ya eres”. Nos hace falta pensar. Educar y formar el cerebro y el corazón. Es la única salida. Los tiempos cambian, las reglas no. Ya lo decía Ernesto Sabato, “¿Por qué el hombre no evoluciona? Porque cambia la tecnología pero no el corazón.” No entender a tiempo las reglas de esta vida es quizá el precio más caro que hay que pagar por vivirla.