Antes de morir quisiera…

set-them-free¿Para qué vives? Esta es quizá la pregunta más importante que podemos hacernos en la vida. Y mi respuesta (muy personal por cierto) es para ser feliz acá en este viaje y luego felicísimo en el cielo. Pero esta pregunta, nos lleva necesariamente a otra, ¿Estoy haciendo lo necesario para ser consecuente con mis objetivos? Y es allí donde nace la idea de escribir sobre este tema. ¿Qué me falta por hacer? Es cuestión de mirar las cosas con perspectiva. Siempre es bueno estar dentro de la vida y fuera de ella al mismo tiempo.

Candy Chang hizo una charla en TED sobre este tema y cambió la forma de pensar a millones de personas. Hay muchas cosas que no hemos hecho en la vida. No hace falta tener una enfermedad terminal para cuestionárselas. ¿Por qué no conectarte con tus emociones o sumarte a nuevas aventuras? Necesitamos saborear mejor los minutos que tenemos. Retomar una amistad, aprender un idioma nuevo, escribir un blog, pedirle perdón, o perdonar a alguien (pedir perdón no cambia el pasado pero si el futuro), o correr una maratón, hacer un viaje a un sitio que nunca se te hubiese ocurrido, tomar riesgos (medidos por supuesto). La vida rutinaria, sin sobresaltos, es muy aburrida!! El Lunes es muy fácil acertar los partidos del Domingo. A toro pasado todos somos muy listos. Cuantos amigos tengo que hicieron las maletas y sin mirar atrás vivieron al 100% la decisión que tomaron. Ni nostalgias ni dudas existenciales, se vive hacia adelante. No podemos conformarnos con reprimir cobardías, que continuamente habrá que apagarlas. El que tenga miedos que se los trague pero que no desanime a los demás. El desaliento nunca ha creado nada y ha provocado la muerte en vida a muchos.

La creencia de que nuestra historia personal ha llegado a un final, que acabamos de convertirnos en las personas que estábamos destinadas a ser y así seremos el resto de nuestras vidas, entorpece nuestra toma de decisiones sobre estos temas. Pensamos que las canciones, los amigos, la ropa, la comida, que nos gustan, ya no cambiarán, serán esas. Sin embargo, Daniel Gilbert, profesor e investigador de Harvard, hizo un experimento y preguntó a la gente hace 10 años sobre sus gustos y su esperanza de cambiarlos y comprobó que la mayoría afirmó que no cambiaría su forma de ser, sus gustos, hobbys, etc, que ya habían llegado a encontrarse realmente con su versión final de sí mismos y luego 10 años después, comprobó que todo eso había cambiado en las personas.

Obvio que no es cuestión de “living la vida loca” tampoco. Hay que descubrir la felicidad en las pequeñas cosas en nuestra familia y trabajo, que nos toca hacerlas todos los días. Si sólo hay trabajo en la vida, ésta se convierte en sinónimo de estrés, angustia, pero si no lo hay, si se quiere ahorrar esfuerzo y sudor, es muy complicado que llegue la paz y la satisfacción de haberse dado por el todo, y por ende de conseguir la felicidad.

La felicidad no consiste en dinero, juergas y fama. Robert Waldinger, psiquiatra de Harvard, condujo el estudio más largo de la historia sobre la felicidad (75 años), y decía en una charla de TED “¿Por qué es tan difícil de entender y tan fácil de ignorar? Porque queremos algo rápido, fácil y que dure por la eternidad, y las relaciones son difíciles, y cuidar a la familia y a los amigos y trabajar bien no es fancy ni glamoroso, es tedioso.” Resaltaba la importancia de cultivar buenas relaciones. Pasemos más tiempo con personas que con pantallas. Caminatas largas o acercarse a ese familiar que no hemos visto en años. La buena vida se construye con buenas relaciones. Pensemos más en los demás que en nosotros.

Uno puede disfrazarse de jefe, y actuar como tal, pero en el fondo la función llega a su fin y el actor se volverá nuevamente la persona que siempre ha sido. Por lo tanto, que importante invertir en ella, en su desarrollo y crecimiento, en descubrir nuevos objetivos, en lugar de preocuparse o angustiarse en exceso por el personaje que representa.

Siempre estemos inquietos, vivamos una vida que podamos recordar, y no la vida de otros. ¿Y tú, que quieres hacer antes de morir? Hoy, aquí, ahora! Arma tu lista de actividades ya!

 

Enamorarse es la parte fácil…

boyfriend-couple-death-forever-Favim.com-3173828Dicen que cuando hay amor, lo demás no importa. No lo creo. El matrimonio hay que trabajarlo. El corazón, sin el acompañamiento de la cabeza, se vuelve muy peligroso, es cortoplacista, se guía únicamente de los sentimientos.

Comenzar es bien fácil, eso lo hacen todos. Lo importante es seguir caminando juntos ese primer día que amanece nublado en el que se siente el peso de la rutina. Estaría equivocado quien piense que al tropezar con esas dificultades se acaba el amor. Es justamente allí cuando necesita de la razón, para que saque a flote las armas para luchar como el esfuerzo y el compromiso. Bien dicen que los amantes son los que se quieren y los esposos los que se comprometen a quererse.

Existe una creencia tan falsa como incongruente según la cual, cuando el amor existe, no deberían presentarse dificultades. De esta forma, cuando llegan los conflictos, se interpreta que el amor está perdiendo fuerza. ¿Un conflicto es signo de falta de amor, o una llamada para hacerlo madurar, para quererse más y mejor? Es lo mismo que pasa con la desaceleración económica de este año, algunos la ven como una debacle y otros como una oportunidad para salir adelante.

La fidelidad no es conservar el amor de novios, es empeñarse en amar cada día un poco más al otro y se concreta en cada día tener un detalle especial, aunque sea pequeño, de cariño. Muchos se ilusionan con el amor de enamorados y piensan que al casarse la mecha estará igual de prendida, y la verdad, los que estamos casados lo sabemos, es que no es así. El amor madura, ya no ves estrellitas, sin embargo, es un amor que da paso al cerebro y no se centra únicamente en el corazón, en el feeling del momento, pero no por ello disminuye, al contrario, madura y crece.

Tomás Melendo, autor de más de 20 libros sobre matrimonios, decía que la clave para que un matrimonio sea feliz es obsesionarse en hacer feliz al otro. Para eso hay que leer libros adecuados, ponerse metas concretas, tener detalles de cariño, y sobre todo hacer un seguimiento de los mismos diariamente.

El problema acá es que la gente se casa pero no está dispuesta a aguantarle pulgas a nadie. Para que se termine el amor no hace falta violencia familiar, basta con dejar pasar como invitados a aspectos tan insignificantes como el aburrimiento o la falta de ilusión.

El infierno lo representa el pequeño desinterés del día a día, la cocina insípida porque a uno no le gusta la sal, las medias sucias en la cama, el baño desordenado y sucio, imponer mi orden en las cosas, y así sucesivamente, de menudencia en menudencia, hasta construir una pared de costumbres, que siendo naturales para cada uno, acaban siendo asfixiantes para el otro.

Y claro, como no están dispuestos a ceder, entonces optan por terminar, sin darse cuenta que los principales perjudicados son ellos mismos. Creen que ya no hay amor porque no tienen el mismo “sentimiento de cuando se conocieron”.

Mantener y hacer crecer la relación cuesta mucho esfuerzo pero no es imposible. Los sentimientos (que suben y bajan) pueden ser buenos aliados y por ello nos corresponde a los esposos avivarlos y hacerlos crecer cada día para que acompañen al compromiso adquirido.

¿Cuál es la solución cuando ya no hay amor? Amar más. Hay un conocido proverbio que dice: Si ya no estás enamorado, actúa como si lo estuvieses, y terminarás enamorándote de nuevo. Quizás sea esta una de las claves de la diferencia entre el enamoramiento y el amor. El enamoramiento viene y va, el amor se quiere, se busca, se defiende y se trabaja.

Ya lo decía Aníbal Cuevas, “Dedicar parte del tiempo a pensar en cosas pequeñas que puedan mejorar la relación con el cónyuge, buscar minutos para estar a solas con ella, impedir que otro/a ocupe en la cabeza el lugar que sólo le corresponde a él/ella,  es “blindar” el matrimonio.

Melendo decía también que muchas personas piensan que el amor fuerte es el que despierta pasiones y sentimientos volcánicos y ello encierra un gran peligro para el amor verdadero. El amor más fuerte es el que supone querer al otro cada día, no haciéndolo depender de emociones fuertes.

“El secreto de la felicidad en el matrimonio está en lo cotidiano, no en ensueños. Está en encontrar la alegría escondida que da la llegada al hogar, en el trato cariñoso con los hijos; en el trabajo bien hecho de todos los días, en el que colabora la familia entera. En el buen humor ante las dificultades, que hay que afrontar con deportividad”, decía un santo de nuestros días.

Ideas para liderar mejor

Funny-Quotes-On-Leadership-5Habiendo millones de artículos sobre liderazgo me atrevo a escribir un resumen de lo mejor que he leído y escuchado con el fin de compartir algunas ideas para liderar mejor. No soy nadie para dar consejos, pero médico enfermo también puede curar.

La mejor definición que he escuchado, se la pregunté a Harry Kraemmer, una autoridad a nivel mundial en este tema, luego de una clase en Kellogg: “Hacer que otros hagan cosas que ordinariamente no harían dado que tienen una habilidad para influenciar y motivar a la gente a que cumpla algún objetivo.”

¿Pero, por qué es tan difícil influenciar en las personas? Santiago Alvarez de Mon, profesor del IESE, comentaba que es porque creemos que dirigir se hace sólo con la cabeza y que con aprender cinco conceptos, leer libros y asistir a algunas conferencias es suficiente. Cualquiera de nosotros puede improvisar una conferencia sobre trabajo en equipo o liderazgo, pero luego no hacer nada de eso porque no lo siente. Estamos cojos en gestión de sentimientos… hacemos demasiado uso de la lógica y poco de las emociones. El éxito está en articular una mente que piensa y sienta, donde pensamientos y emociones, razón y sentimiento, lógica y pasión caminen juntos. Los líderes excepcionales son los que impactan en la cabeza y el corazón de la gente.

Cuando me hablan de liderazgo, se me viene a la mente una palabra: ejemplo. Liderar desde el ejemplo es quizá la única forma de hacerlo. Los valores no se pueden enseñar, solo se pueden aprender. Se contagian. Ya lo decía Waldo Emerson: “Sus acciones hablan tan fuerte que no puedo escuchar lo que está diciendo”.

Y todo comienza por liderar primero la vida de uno. Enfocarme en sacar la mejor versión de mí mismo y luego la mejor versión de los demás. Y es en esta etapa donde cosechamos los valores que hemos sembrado antes como la humildad, la escucha activa, el esfuerzo y la perseverancia.

Solo una vez cumplida esa tarea podemos aspirar a liderar a otros. Me gusta la definición de empresa que daba Giovanni Agnelli, CEO de Fiat, quizá porque no es académica, sino práctica: “Una empresa está formada por personas con diferentes historias, culturas, inclinaciones, aspiraciones (…). Y todas esas personas, de diferentes edades y culturas, con diferentes empleos, tienen que llevar a cabo el milagro de trabajar juntos, de modo que los resultados de la empresa sean los adecuados. Hoy y mañana”. Y el líder es el responsable de liderarlos.

Si estamos alineados con esta definición, las personas debieran estar en el corazón de la tarea de dirigir, que como decía Argandoña, no es otra cosa que tomar las distintas motivaciones, capacidades, experiencias e ilusiones, y hacer de todo eso el motor de un proyecto común al servicio de consumidores, proveedores, propietarios, directivos y empleados. Porque queremos empresas más humanas, sí. Y también más exitosas.

Napoleón decía que los líderes son distribuidores de esperanza. Y es que influenciar es crear cosas espectaculares a través de otros, crear valor. Los líderes le recuerdan a su gente lo que es realmente importante. Inspiran confianza, ejecutan con excelencia y como una feliz consecuencia de ello, producen resultados extraordinarios.

Los líderes tienen que tener autoconfianza, sé lo que sé pero también lo que no sé. Implica conocer sus debilidades. Tienen que tener también humildad, como llegaron hasta donde están. Valorar al equipo que los ayudó a llegar. Los mejores líderes se preocupan por el lado personal de sus equipos. No es un tema de poder sino de autoridad. El poder no basta para comprometer y seducir y ahora menos, implica tener una visión y compartirla con otros. El poder, el afán de dominar, es la obsesión de los débiles. Es parte de su complejo de inferioridad.

Ya lo decía Jack Welch, reconocido como el mejor gerente del siglo XX por la revista Fortune “Compromete a tu gente y pregúntale ¿Qué haces? ¿Por qué crees que es importante? ¿Qué puedes ganar si lo haces bien?” No es el trabajo que haces el que importa, es el significado que tiene para ti. La gente no se da si es que no tiene un motivo para hacerlo. Como líderes, debemos invitar a la gente a que encuentren sentido a su trabajo.

Ideas para superar los días grises

TristezaLa depresión es hoy uno de los males más comunes en el mundo. Nadie puede decir que no le tocará. Y es que estar vivo es muchas veces doloroso. Depresión es muchísima tristeza. Es como que el infierno te cayera encima. Es una manera más lenta de estar muerto, decía Andrew Salomon en su charla en TED. Y está muy cerca a nosotros, ya que o nos ha pasado o tenemos un amigo cercano o familiar.

¿Cómo darle la vuelta y pasar la página? Entrevisté a muchas personas para mi 2do libro, psiquiatras, psicólogos, profesores de Gobierno de personas y sobre todo, mi fuente más valiosa, a personas como tu o como yo, que han vivido dificultades en carne propia, para saber que hicieron para salir adelante.

Primero reconocerla. No transformas una realidad que niegas. Los que niegan que tienen depresión son los que irónicamente no sanan de ella. No pensar en la depresión la hace más fuerte. Reconocer no estar bien es el primer paso para crecer. Sin embargo, no basta con conocer las reglas de juego, para ganar hay que jugar bien el partido.

No es suficiente con saber la ruta del camino, hay que correrlo, y muchas veces con mentalidad de maratonista, sabiendo que son muchos kilómetros, y que en éstos habrán caídas y tropiezos y se trata de saber gestionarlos. Es allí donde afloran los valores que hemos sembrado antes: resiliencia (capacidad para soportar golpes y salir fortalecido), esfuerzo, optimismo, perseverancia y paciencia, ya que todo pasa.

Leía a Santiago Alvarez de Mon, profesor del IESE que en su libro escribe sobre estos dos casos. El primero es el de Andrea Bocelli, a los 12 años, a causa de una rara enfermedad y un pelotazo en la cara accidental, se quedó ciego. El mismo Bocelli comenta en su libro autobiográfico: The music of silence, ”Curiosamente la naturaleza, mientras me quitaba algo valiosísimo, la vista, me daba otro regalo, la música. Con una mano soltaba algo tan querido como la visión, pero con otra agarraba fuerte una muleta y una compañera inestimable, la música, otra forma de “ver”. Muchos de los logros de Bocelli se han dado gracias al coraje y persistencia de un hombre que aprendió a mirar de otra manera.

El 2do caso, John de Zulueta, exitoso empresario español, amante del deporte, es paralizado por una garrapata que le picó. Sin embargo, en lugar de deprimirse aprendió y grabó enseñanzas valiosísimas. En una entrevista él dice: “Cuál es tu primera reacción cuando te dicen que vas a vivir en una silla de ruedas por culpa de la picazón de una garrapata?. Al principio te preguntas, ¿como me ha pasado esto? ¿Por qué a mi, habiendo sólo dos o tres casos por año? Ha sido porque la vida me ha tratado tan bien y ahora tengo que pagar el precio justo?” A pesar de su justificable reacción, supo salir adelante. No se amilanó sino por el contrario, salió fortalecido, se dio cuenta que lo que piense o se lamente no iba a cambiar para nada su destino, sin embargo, si lo iba a cambiar la actitud que tomara sobre el hecho puntual, es por ello que cambió “el chip” hacia uno positivo, y su vida cambió significativamente.

Uno siempre tiene días o meses tristes pero que nuestra tristeza no sea como la de aquellos que no tienen esperanza. La angustia, la soledad, la frustración, la desesperación son la expresión de un mundo que ha perdido la esperanza. Y vivir sin esperanza es condenarse al vacío. Nace el vacío cuando muere la esperanza escribió Leonardo.

Sobreponerse no es fácil, los tratamientos no son perfectos. ¿Así que tomas estas pastillitas y eres feliz? Pues no, la verdad es que la felicidad no te la da el Prozac sino la tranquilidad de conciencia de saber que estás haciendo lo correcto. La superan los que se caen pero tienen las agallas para levantarse, para llenarse el día de actividades que no dejen espacio para estar tristes. Lo contrario a la depresión no es la felicidad sino la vitalidad.

Decía un santo de nuestros días que parece mentira que se pueda ser tan feliz en este mundo donde muchos se empeñan en vivir tristes, porque corren tras su egoísmo, como si todo se acabara aquí abajo! No se trata de combatir contra enemigos de fuera sino de una guerra personal contra las propias claudicaciones. Decía Aristóteles: “Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo”.

Messi… es como ver a Dios en la cancha

el-fenomeno-messi-2089745w620Messi es el único futbolista en la historia en ganar 5 veces el Balón de Oro. Ha ganado siete títulos de La Liga y cuatro títulos de la Liga de Campeones de la UEFA. Tiene el record de más goles en la historia de La Liga (295), en una temporada de La Liga (50), en un año calendario (91) y en un partido de la Liga de Campeones (5). Como dijo una vez Larry Bird luego de un partido con Michael Jordan, “He visto a Dios en la cancha”.

¿Se sacó la lotería?, Creo que no, y creo que hay muchas lecciones que podemos aprender de Lio que he querido resumir en 10 puntos:

1. Talento, condición necesaria pero no suficiente. Tiene instinto, velocidad y dominio con ambas piernas. También tiene debilidades como la estatura, no es cabeceador como Pelé, pero en lugar de inventarse al jugador que no es , de la mano de su entrenador de turno, sabe explotar sus fortalezas.

2. Capacidad de superación: A los 11 años le diagnosticaron una deficiencia en la hormona de crecimiento. Luego tuvo varias lesiones, la última en el 2014 que lo marginó varios meses. Dijo en una reciente entrevista. “Fue un año que intenté olvidar rápido para recuperar mi mejor versión gracias a la alegría, el trabajo y el esfuerzo. Cada año he procurado sacar cosas positivas de donde sea para crecer y mejorar. Pasa en la vida y dentro del terreno de juego.”

3. Fortaleza mental, todo Argentina le grita en contra porque sienten que le “debe” a su selección. En lugar de ahogarse en sus penas, parece que se inspira en sus equivocaciones para salir fortalecido. Sin duda, su mayor fortaleza es su cerebro, rebosa optimismo y fe. ¿Significa que no sufre miedos y angustias?. Por supuesto que no, es humano. Pierde, pero no fracasa. No eleva el error a la categoría de descalificación personal. Es por ello que siempre gana su partido interior, el único que depende de él. Si falla un penal o pierde un partido, piensa en el próximo, no se queda revoloteando en un pasado irreversible.

4. Pasión por lo que hace Su objetivo es hacer magia con la pelota, disfrutar, hacer famosos a otros con esos pases. Consecuencia de ello es la Champions y el balón de Oro. Muchos en cambio, vivimos obsesionados con los resultados.

5. Prioridad a la Familia Un entorno familiar estable y seguro que lo protege de la fama y le ayuda a seguir siendo una persona normal. Apasionado por el futbol, pero sabe que eso no es todo en la vida, y que la familia es tan o más importante que ello.

6. Espíritu de equipo Cuando marca un ‘hat-trick’ se lleva orgulloso la pelota a casa, y quiere que sus compañeros se la dediquen. Y lo hace, según su última entrevista “porque es un reconocimiento para todo el equipo. Sin mis compañeros no habría logrado todo lo que he conseguido en lo individual, y creo que, con un ‘hat-trick’, más que nunca, porque dependo mucho de ellos para hacer gol, así que es un recuerdo bonito tener la firma de todos.” Sabe que su crecimiento pasa por el crecimiento de los demás.

7. Respeto Sus conferencias de prensa son una muestra de respeto al equipo contrario. Respeta, estudia y admira la competencia. Hay gente que lamenta que haya coincidido con Cristiano. Y a lo mejor es al revés, que la mejor versión de Messi se la debemos a CR7 y a la inversa.

8. Humildad La victoria y derrota pasan con naturalidad, como la vida misma. Sabe que un día puede estar en la cima y al día siguiente en el sótano. No se entiende la luz sin la oscuridad. No es un divo, sabe bien de donde viene y hacia donde va.

9. Generosidad En el 2007, creó la Fundación Leo Messi cuya misión es actuar en favor de los niños y adolescentes en situación de riesgo.

10. Esfuerzo Es un futbolista que le pegan por todos lados y pocas veces cae. Socio fundador del Club de la Pelea . Este video da cuenta de ello https://www.youtube.com/watch?v=WZpMZHPmt3U No he escuchado ni una queja, ninguna excusa. Pasa la página y a escribir los próximos capítulos de su espectacular trayectoria.

Se imaginan si los profesionales o los políticos de moda, actuáramos así … la desaceleración a lo mejor no existiría.

Reflexiones para comenzar bien el 2016

newyearsresolutions2014Es el primer año en mucho tiempo en el que no decimos que este será mejor, pero tampoco va a ser peor. Nuestra ventaja hoy es la lectura de la realidad. Hace un año pensábamos que sería mucho mejor de lo que fue. Hoy estamos mejor parados porque podemos gestionar mejor nuestras expectativas y acciones. Es mejor saber que terreno pisamos que vivir en las nubes.

Inicio de año, hora del Auto examen:

1. ¿El 2015, ha sido exitoso para mi?

2. ¿Qué hice bien?

3. ¿Qué hice mal?

4. ¿Qué pude hacer mejor? …

En cada aspecto de mi vida en las 5 dimensiones: espiritual, personal, familiar, profesional y social. A raíz de este análisis es necesario planificar, implementar, controlar, aprender de los errores cometidos, porfiar y perseverar, para luego dejar que venga la “suerte”, ya que normalmente se suele aparecer cuando has hecho tus tareas previamente.

2015, año complejo, retador, en el que para salir adelante hemos tenido que inventar nuevas formas de hacer las cosas, haciendo más con menos, y es que el éxito verdadero cuesta, y mucho. Viene disfrazado en muchos casos de lucha, esfuerzo, y sufrimiento. Bien dicen que no se sale adelante celebrando éxitos sino superando fracasos. La realidad y el pasado confirman que todo lo que vale cuesta, lo que fácil llega, fácil se va. A los que buscan las cosas fáciles, o que se creen con suerte para conseguirlas sin esfuerzo, la vida les pasa la factura, tarde o temprano.

Hoy, muchos apuestan por lo fácil, inmediato, gratis y en cantidad. Y la verdad es que nada que valga la pena se consigue sin esfuerzo. Necesitamos mentalidad de maratonista.

Un buen profesional no se obsesiona por ganar o perder. Hoy puedo ser campeón, soy todo un ganador y mi ego engorda, pero mañana pierdo y me deprimo. El concepto de éxito tiene que basarse en algo más profundo. ¿Quién lo define? Si lo define tu cuenta de ahorros o tu posición en la empresa, te vas a deprimir. Pero si tú mismo eres quien define el éxito en función a esforzarse por hacer feliz a los que te rodean, ya las cosas cambian. Cuantas veces he ganado partidos de futbol y sin embargo he sentido que los perdí porque han sido aburridos, fáciles, y por el contrario, me he sentido ganador en aquellos que aun habiéndolos perdido, he sudado la camiseta hasta el último segundo, la he pasado bien, he aprendido. Igual con mi vida.

Ya lo decía Santiago Alvarez de Mon, Profesor Principal del IESE: «Éxito es el estado de paz y serenidad interior alcanzado como consecuencia de la satisfacción de saber íntimamente que he hecho todo lo que soy capaz. Los resultados, ganar, perder, las consecuencias de mi labor, forman parte de otro partido en el que no llevo las riendas.”

Albert Einstein, dijo: “La crisis es la mejor bendición que puede pasarnos, porque trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno. Trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.”

Y es que mientras nos veamos como víctimas del contexto, y no como los actores principales de la película, solo bajaremos la fiebre artificialmente, pero el enfermo seguirá empeorando.

Y entonces, ¿Qué hacemos? Focus! Enfócate en las cosas que más valen la pena. Nuestra meta es ser felices para siempre. El problema es que apostamos inconscientemente a no vivir este final. Te has subido a un auto en el que podrías ir a 100 por hora y estás a 30 por hora.

En base a las 4 preguntas, hay que hacer el balance y establecer los propósitos. Define objetivos, acciones que se traduzcan en planes concretos, no de aquí al próximo año, sino de hoy a mañana. Cuando no tenemos un plan de acción al que ceñirnos, las buenas intenciones desaparecen enseguida. Renovarse o morir! Los buenos propósitos acaban perdidos en el valle de las excusas. De una vez, decidamos lo que queremos, comprometámonos a lograrlo, esfuerzo y perseverancia diaria.

Feliz 2016, ojalá hagamos todo bien, entendamos y gestionemos mejor la realidad y que en Enero 2017 seamos un poco más felices, y que con humildad y buen humor hayamos aprendido las lecciones que la vida nos va a dictar.

Sigue caminando

4699_1205891545“Si estás pasando por un infierno, sigue caminando… y terminarás saliendo de él.” Winston Churchill

Hay deportistas que antes de jugar el partido ya lo perdieron en el camerín. La cara los delata. Entran al partido y ante un gol del rival, quedan paralizados. De tanto pensar en que pueden perder, anulan sus posibilidades de ganar. Son los mismos que luego le echan la culpa al árbitro.

Cuentan que a comienzos del siglo pasado una embarcación americana se quedó paralizada por el hielo y no pudo llegar a su destino. El capitán telegrafió a Londres para avisarle que no podría llegar a la Isla, les dijo: “Veo la Isla desde la costa, pero imposible navegación por denso hielo. Que hago.”

En Londres, no se intimidaron por el mal tiempo y en el acto le respondieron con otro telegrama: “Camine”.

Y tomando esta historia, de Jesús Urteaga, he querido escribir este artículo con solo una idea para este 2016: Sigue caminando!

Como él mismo lo dice, sabiendo que en la vida hay hielo, pon amor y…sigue caminando.

La vida es riesgo, pero… vale la pena arriesgarse y dar el todo por el todo, al final, solo pierde el que no da todo lo que lleva dentro… Sigue caminando!

El monte a escalar es muy empinado. Te quedarás por momentos sin aire. No importa, sigue caminando!

El camino es suficientemente largo como para cansarse. Y te cansarás, pero sigue caminando!

La vida es encontrarse con dificultades, (y mira que si las ha habido este año) lucha y caerás mil veces, precisamente por eso levántate y …sigue caminando!

La vida es una lucha constante y te encontrarás con la deserción de muchos, y los perros te ladrarán, no importa, no mires al costado, tú… sigue caminando!

La felicidad, por default, no es muy fácil que se deje atrapar, y cuando lo haces, es probable que si no te enfocas en el largo plazo, se te escurra muy rápidamente, por eso, persevera, y sigue caminando!

Cuando en una reunión no encuentres al tonto, preocúpate. Siempre hay razones para cambiar, para mejorar lo que haces, la persona que terminas siendo. Invierte en la persona y no solo en el profesional, y sigue caminando!

Pablo Neruda escribió: “Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días lo mismo. Muere lentamente quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir tras un sueño. Muere lentamente quien abandona un proyecto antes de iniciarlo. Por eso, cambia! Y sigue caminando!

Rafael Nadal dijo recientemente “Parece que la alegría te la da el triunfo, pero si éste no te ha costado nada, la felicidad no es la misma. La alegría del triunfo te la da el trabajo que has hecho para alcanzar la victoria. Si no te cuesta, no la valoras. La pasión, las ganas de triunfar te las dan todas las horas de trabajo que has llevado a cabo.” Sigue caminando!

Nelson Mandela contestó en una entrevista: “He visto a seres humanos soportar ataques y torturas sin romperse, mostrando una fortaleza y una resistencia que desafían a la imaginación. Aprendí entonces que coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre este instinto básico.” Y él, hasta sus últimos días, siguió caminando!

El próximo año nos encontraremos con muchos muros, que existen para darnos la oportunidad de demostrar hasta qué punto deseamos algo. Están para frenar a la gente que no está dispuesta a morir en la batalla. Están para frenar a los demás. Pero tú, sigue caminando!

¿Estás pintando tu propio barco? Juégate el todo por el todo por lo que tienes ahora. Este 2016, atrévete a escribir el libreto de tu vida. Vive la vida que quieres para ti, no la de otros. Vive una vida que puedas recordar. Sigue caminando!

No pares nunca! Acelera y mantente inquieto siempre! Como decía un santo, cada caminante siga su camino, el que Dios le ha marcado, con fidelidad, con amor, aunque cueste..