Nunca te canses de pedir perdón

Uno de los principales valores de cualquier profesional es la humildad. Y más allá de lo que dicen las definiciones (que hay miles), pienso que es importantísima por 2 aspectos. El primero, que solo los humildes aprenden de sus errores, ingrediente necesario para gestionar mejor la vida y el trabajo. Los orgullosos, que creen que nunca se caen, que nunca fallan, es muy difícil que puedan reconocer sus errores y plantearse aprender de ellos y cambiar. El Gerente General de General Electric declaró hace poco en una entrevista que lo que más priorizaba a la hora de contratar no era el conocimiento o el nivel intelectual, sino las ganas de aprender.

La segunda, que viene como consecuencia de la primera, es que ya que los humildes suelen darse cuenta de sus errores, pues suelen reconocerlos y tener la valentía de pedir perdón. El valiente no es el que tiene un piercing en la boca, ni el que calla a todos con sus gritos, ni aquel que no tiene miedo a nada (ese más bien creo que es un irresponsable). El valiente, reconoce el miedo, lo interioriza y lo gestiona.

La humildad es además una de las principales virtudes de los líderes. El verdadero líder no busca brillar, sino hacer brillas a los que trabajan con él. Leía un ejemplo muy gráfico que se me quedó en la memoria que decía “No quieras ser como aquella veleta dorada del gran edificio: por mucho que brille y por alta que esté, no importa para la solidez de la obra. Ojalá seas como un viejo sillar oculto en los cimientos, bajo tierra, donde nadie te vea: por ti, no se derrumbará la casa.”

Un consejo rápido y gratis de un santo “Cuando percibas los aplausos del triunfo, que suenen también en tus oídos las risas que provocaste con tus fracasos.”

Hace unas semanas, el Papa Francisco reflexionaba y decía que una receta para que el matrimonio dure para siempre es decir constantemente tres palabras: Perdón, permiso y gracias.

Una de las paradojas de este tema es que los profesionales se forman en las Escuelas de Negocio supuestamente para ser mejores profesionales, y sin embargo, realmente son muy pocas (contadas con los dedos de la mano) las que te forman en valores. Bien dicen que los valores no se enseñan, se aprenden, y se aprenden porque alguien los contagia. Sin embargo, la base de éstos y la forma como adquirirlos, si debiera ser un tema de aprendizaje de cualquier profesional.

Formar así a las personas es la principal misión de las Escuelas de Negocios y no lo hacen.  Solo forman en inteligencia más no en voluntad. Y resulta que hoy en día, la voluntad vale más que la inteligencia. La fuerza de voluntad es la que nos hace repetir los actos que nos llevan a una virtud, y solo de esa manera se adquiere como hábito.

Hoy en día lo que les falta no es hacer focus en destrezas (contabilidad, finanzas, marketing, etc.) son importante si, por supuesto, pero hay algo que está por encima de eso, sobre todo para profesionales con cargos más directivos, y es  la gente. Lo importante es la gente, la gente que tengamos hoy serán los responsables de lo que nos pase mañana. Hay que formar profesionales que tengan interés por los demás, que los conozcan. Y es que finalmente, el gerente es responsable de la vida de sus empleados.

Muchos empresarios no saben que hacer con sus hijos, porque no los entienden, no los conocen realmente, y les compran cosas y lo peor es que creen que con eso saldan su deuda de cantidad de tiempo con ellos. Pues lo mismo pasa en la empresa, hay gerentes que creen que solo si les pagas más o les entregas más premios, los trabajadores serán más productivos. Yo creo que lo serán obviamente si tienen un esquema salarial atractivo o por lo menos con sueldo de mercado, pero serán más productivos en la medida que la empresa los conozca más y se preocupe por ellos como personas.

Ahora bien, en este punto vale la pena hacer una diferencia, que está muy de moda para “enamorar” a los trabajadores, y es, decirles que la empresa es su familia. Y NO, no es así. Hace poco tuve la suerte de preguntarle esto a Pablo Ferreiro, Profesor Invitado del IESE y Profesor del PAD de Gobierno de Personas, y esto es lo que me contestó: “No, la empresa no es tu familia. Esto es un engaño. La empresa que realmente me quiera bien como persona, me dirá: “oye distingue; tu casa es aquella, a veinte cuadras o a cien y aquí trabajas, aquí te desempeñas y tienes que desarrollar virtudes; tienes un escenario más importante que la empresa que es tu casa”. La empresa que no cuida el lugar de la gente me demuestra que no le preocupa realmente la gente, porque lo más importante que tiene todo el mundo es su familia. Pues cuida a la familia.

Para finalizar, los dejo con este video sobre la importancia de perdonar, No dejen de verlo por favor!  Nunca te canses de perdonar, nunca te canses de pedir perdón.

Dime quien soy

Últimamente la gente más cercana a mí6_blablabla en el trabajo me  ha recomendado escuchar más.  Y la verdad es que me hace falta. Y creo que le hace falta a muchos profesionales.

Una persona es exitosa en la medida que aprenda a gestionarse a sí misma, y para aprender a gestionarte, tienes que partir por aprender a conocerte, tus fortalezas, tus debilidades,  y para ello, solo tienes dos fuentes, como te ves tú, y como te ven los demás. Y es en ésta última donde fallamos mucho. Creemos que somos o actuamos o queremos proyectar una imagen o una idea de lo que hacemos, pero a lo mejor hay un divorcio entre lo que uno piensa de sí mismo y su accionar y lo que los demás piensan. Y es que no los escuchamos, no hemos caído en cuenta de que por algo tenemos dos orejas y solo una boca.

Como profesionales, estamos obligados en formarnos en ambos conceptos. Conversaba sobre estos temas ayer con Pablo Ferreiro, profesor del PAD, y Profesor Invitado del IESE, y me decía que hoy en día la gente no está identificada con la empresa, porque siente que la empresa no está identificada con la gente.  Ven a la empresa como su proveedor de plata. Esta verdad que parece tan sencilla, pasa muchas veces inadvertida a los que tenemos gente a nuestro cargo. Por eso me decía que existen los brutos, los brutísimos y los Gerentes.  Y es que hoy en día, a los gerentes se nos enseña a distribuir, no a producir, a producir gente exitosa, gente buena.

Y en ese sentido, el cariño es lo más importante, la gente tiene que sentirse tranquila  y segura, y esto no es parte del manual o de las políticas, o parte del objetivo de pertenecer a un ranking, esto se da con estructuras no formales, es decir, esto la gente lo vive porque le gusta. La gente se va por falta de buen trato. La gente no se va identificar, no va a tener lealtad con la empresas porque éstas no son personas, son sociedades anónimas, las personas se identificas con el resto del equipo, se identifican con los jefes. Por ello, que tremenda responsabilidad para los que tenemos gente a nuestro cargo.

Ganamos mucho escuchándolos, valorando opiniones, tomándolas en cuenta, (algo de lo que por cierto adolezco). Pero no solo eso, hay que entrenar a la gente en escuchar. El gran dilema de los líderes es su soledad. No suelen compartir sus opiniones personales, ni suelen pedir feedback.

Hoy se habla mucho del Coaching, y Pablo me decía que Coaching no es más que estar cerca de la gente, y ¿por qué? Porque la quieres. Y por qué la tengo que querer? Porque trabajas con ella. Es un tema de amistad, porque te conviertes en el depositario de la confianza de alguien.

Hay que ayudar a entender a las personas.

Focus en la gente. Trabajamos con gente, no con laptops. Ellos serán los responsables de los resultados de la empresa en el futuro.  Hay que formar gente que tenga interés por los demás. Los gerentes, somos responsables en buena cuenta de la vida de nuestros equipos. Por ello nuestra principal función es formarnos bien primero nosotros, para ayudarlos a ellos.

Cuando me hablan de liderazgo, se me viene a la mente una palabra: ejemplo. Liderar desde el ejemplo es quizá la única forma de hacerlo. Los valores no se pueden enseñar, solo se pueden aprender. Se contagian.

Dicen que el Jefe debe ser bastante artista, para comunicar lo que lleva dentro para enseñarles a la gente a vivir con lo que tienen, saber sacar lo mejor de lo que les pasa en su camino y ayudarles a descubrir y entender que hay detrás de las cosas, que hay detrás de lo obvio, para hacer las cosas de una manera diferente.

La Madre Teresa dijo en un Congreso para ejecutivos que si queremos tener empresas productivas,  a los empleados hay que conocerlos, una vez que los conoces, recién los puedes querer y motivar, y una vez que los quieres, les puedes exigir. Y como exigir? Con el ejemplo.  Siempre ir por delante, abriendo camino y enseñando con el ejemplo, nunca por detrás con el látigo.

Esto me llevó a preguntarle a Pablo si con toda la experiencia de tratar con empresarios y gerentes más de 40 años, podía afirmar si es la gente realmente lo más importante en las empresas y me dijo: “Debería serlo. No hay nadie que se atreva a decir lo contrario. Pero la realidad, mi experiencia, es que esto no se aplica, esto no se concreta, incluso inconscientemente. El propio empresario no es consciente de que para él lo más importante es la gente. Puede ser debido a varias causas. Una es que por gente entiende él y su familia y sus allegados o sus socios, y el resto del mundo, en otra esquina. Y es que no piensan. Están acostumbrados a contar. Y contar es un síntoma de pensar pero no es pensar. Contar es una manera muy elemental de pensar. Muchos se venden diciendo que la empresa es una familia para los empleados y la verdad que no. Esto es un engaño. La empresa que realmente me quiera bien como persona, me dirá: “oye distingue; tu casa es aquella, a veinte cuadras y aquí trabajas, aquí te desempeñas y tienes que desarrollar virtudes; tienes un escenario más importante que la empresa que es tu casa. La empresa que no cuida el lugar de la gente me demuestra que no le preocupa realmente la gente, porque lo más importante que tiene todo el mundo es su familia. Pues cuida a la familia.”

Muchas veces, que difícil es sacar tiempo para hablar de estas cosas con tu equipo de trabajo. Y lo escribo porque tengo el ejemplo muy cercano, me ha pasado esta semana que he tenido que postergar a dos personas que querían hacerlo. Y ahora, me doy cuenta de que un jefe que no tiene tiempo para hablar con su gente, de escucharlos, de aprender de ellos, no está haciendo bien su trabajo. Es como un taxista que no tiene tiempo para manejar. Si ese es el “core” de nuestra función, obtener resultados, a través del equipo, de las personas!  Para eso nos pagan. En fin, de los errores se aprende, así que lo primero que haré el Lunes será hablar con ellas, escucharlas, que seguro tendrán algo que me sirva bastante y me ayude a gestionar mejor.

Mi nuevo libro “No te rindas”

Libro No te RindasMis queridos lectores, ya salió mi nuevo libro “No te rindas”, espero les sirva de algo. Vivir es enfrentarse con dificultades, y en este libro, me guío no solo de los  mejores académicos a nivel mundial (profesores de Harvard, IESE) sino también de mis referentes más valiosos,  gente que ha sufrido mucho y que ha sabido salir adelante. Bien dicen que los más exitosos en la vida no son los que más dinero tienen sino los que más han luchado. Los artículos los vengo escribiendo desde hace un par de años, eran en un inicio solo para mí, luego me planteé la idea de publicar algunos en mi blog y luego Editorial Planeta seleccionó los mejores y los juntó para convertirlos en este libro.

Abrazos y el deseo, que es más que un deseo, de que luego de leer este libro, saquen ideas concretas para vivir mejor, para saber sacar lo mejor de lo que nos pasa en el camino, porque a pesar de todo, como diría Roberto Benigni, “La Vita e Bella”. No nos rindamos nunca!

Pueden comprarlo en Crisol, supermercados o cualquier librería del Perú.  Los dejo con la introducción del libro.

Introducción

“Lloraba porque no tenía zapatos hasta que vio a otro que no tenía pies.”  Proverbio hindú

Vivir es enfrentarse con dificultades, ¿Cómo hacer las paces con ellas y aprovecharlas? En las siguientes páginas trataré de responder esta pregunta guiándome de personas admirables que han pasado por momentos terribles y han salido adelante , por expertos a nivel mundial como Santiago Alvarez de Mon, Profesor del IESE o Tal Ben Shahar, Profesor de Harvard, Enrique Rojas, psiquiatra español especializado en depresión, entre otros expertos a nivel mundial.

Compartiré con ustedes los mejores artículos que he escrito en los últimos años sobre resiliencia, fortaleza y esfuerzo, muchos de los cuales escribí para mí mismo. En el fondo, eran como una conversación interior conmigo, en la que si supiera que otra persona me escucha, las ideas dejarían de fluir, el cerebro dejaría de transmitir porque la mente se encargaría de filtrar todo para que “suene bonito” y no, quise transcribirlos tal cual. Es como contarle al Word lo que no me atrevo a hablar en público. Siempre lo hago solo y de madrugada. Aunque valgan verdades, cada vez me importa menos lo que la gente piense de mi, si les gusto o no. Es como un punto de quiebre que uno sufre a los 37 años, en los que uno recapacita sobre las cosas importantes en su vida y que es lo que ha venido haciendo.

El sufrimiento es un aspecto de la vida que no podemos evadir, porque tarde o temprano nos va a tocar. Sin éste, la vida no es completa. Sentirnos en la obligación de ser felices permanentemente es una fuente indudable de sufrimiento, ya que tanto las alegrías como las tristezas son temporales y cíclicas. Cuando en la vida se presenta la adversidad a través de la pérdida de un ser querido o de un despido, o de una separación, es allí donde cosechamos todo lo que hemos sembrado antes; si hemos invertido en paciencia, compasión, optimismo y perseverancia, definitivamente la recibiremos y la enfrentaremos de otra manera. Necesitamos profundizar y sacar de la superficie estas cualidades.

Espero que mis palabras no sirvan más que de aperitivo para que, luego de leer este libro, empiece usted, querido lector,  un cambio en su forma de pensar y en su actitud de cara a la vida,  que lo ayuden a resistir, a no rendirse. Vale la pena.

El arte de rehacerse

resiliencia-1Según el Instituo español de resiliencia, ésta se define como la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión.

Buscando información sobre como crecer desde la resiliencia me encontré con un par de artículos de Enrique Rojas, Psiquiatra Español, especialista y autor de varios libros sobre el tema y me atreví a transcribir un artículo en el que menciona algunos de los pilares de la resiliencia:

 

1.       La autoestima, pilar fundamental y base del resto

2.       Introspección, o el arte de preguntarse a uno mismo y ser capaz de darse una respuesta honesta.

3.       Independencia: Ser capaz de trazar los límites entre uno mismo y los problemas; mantener distancia emocional y física sin aislarse.

4.       Capacidad para relacionarse, establecer lazos e intimidad.

5.       Iniciativa, disfrutar al ponerse a prueba con tareas cada vez más exigentes.

6.       Ser capaz de ver la propia tragedia con humor, sin convertir el recurso en una coraza.

7.       Pensamiento crítico, una combinación de todas las anteriores que permite analizar las causas y responsabilidades de todo aquello que vivimos, para así poder enfrentarnos a las adversidades y superarlas.

Es necesario transformar el dolor, porque el dolor, como la energía, no desaparece, sino que cambia en una forma nueva, y eso es lo que hace el resiliente: utilizarla. Si no se encuentra significado a este dolor, es cuando se repiten pautas de conducta. Con una persona a tu lado que te ofrezca apoyo y comprensión, es posible encontrarle una salida y un objetivo claro. El amor puede sanar, pues la clave siempre está en los afectos, el contacto humano y la solidaridad.

Cinco medidas para desarrollar la resiliencia:

1.       Buscar nuevos objetivos: Tras el choque emocional, el resiliente debe trazar nuevas metas adaptadas a su situación. Para ello hay que partir de cero, asumir que es alguien completamente distinto a quien era antes. En lugar de lamerse la herida, tiene que instaurar una nueva visión de la vida con otras prioridades.

2.       Confiar en un círculo protector: La mejor manera de escapar de una espiral negativa es rodearse de personas afectuosas y solidarias que puedan comprender nuestra situación, tal vez porque han pasado por ella.

3.       Renunciar a las gratificaciones inmediatas: Las personas que han pasado por un inmenso sufrimiento se sienten tentadas a descargarse temporalmente de este peso a través de huidas como el alcohol, las drogas, el juego, la violencia o las relaciones de usar y tirar. Son trampas que hay que evitar para construir una nueva vida.

4.       Volcarse en el sufrimiento de los demás: Una manera muy eficaz de olvidar la propia desgracia es preocuparse por los problemas de los demás. Cuando preferimos ser útiles a caer en la autocompasión, nuestra autoestima se ve reforzada.

5.       Sacar partido de las oportunidades: El resiliente tiene la capacidad de dejar atrás la herida y dar un paso hacia adelante.

Apuesta por el optimista, que siempre tiene más probabilidades de éxito que un pesimista no porque se cree a si mismo menos problemas, sino porque ve soluciones donde el otro solo encuentra obstáculos.

Radiografía del hombre light

gggggggEsta semana le voy a ceder mi turno a Enrique Rojas, un destacado psiquiatra español que ha escrito un gran libro, el hombre light, del que saqué un resumen que adjunto.

 “He descrito en este capítulo al hombre light: formado básicamente de estos cuatro elementos: hedonismo, permisividad, consumismo y relativismo. Un individuo así tiene un

mal pronóstico, pues está rebajado casi al nivel de objeto y transita por la vida con una existencia sin valores. Se fundamenta en la exaltación del momento, y el aumento de

la superficialidad; una existencia donde la apariencia externa es más importante que lo que hay dentro. Traído y llevado y tiranizado por los estímulos exteriores, a los que se entrega y con

los que pretende alcanzar la felicidad. Y todo cogido por los hilos finamente entrelazados del materialismo.

 ¿Cómo podrá un ser así superar los traumas, las frustraciones y todas las dificultades que tiene la vida? Evidentemente, no estará preparado para cuando lleguen. ¿Qué hay dentro de él? Su estado interior está transitado por una mezcla de frialdad impasible, descompromiso y curiosidad ilimitada, con una tolerancia sin fronteras. Una persona así es cada vez más vulnerable. No consigue el equilibrio y se hunde. Si no cambia su rumbo, acabará

teniendo el mayor de los vacíos, huirá de sí mismo y denominará libertad a la esclavitud.

 ¿Cómo hacer frente a esto? Debo señalar que el progreso material por sí solo no es capaz de colmar las aspiraciones más profundas del hombre. Lo que falta hoy, lo que el mundo necesita

es amor auténtico. Este vacío moral puede ser superado con humanismo y trascendencia; es decir, pasar por la vida superando lo menos humano que tenemos y dándole más cabida y amplitud al mundo de los valores morales y espirituales. No es posible el progreso auténtico,

íntegro, sin una base moral. Si eso falla, antes o después, nuestro proyecto se desmoronará por falta de fundamento.

 Son tres los elementos que ayudan al hombre a elevarse por encima de todas las circunstancias apuntadas con anterioridad. Los mecanismos que la psicología emplea son diversos: la sublimación, el espíritu de superación, la aceptación de la realidad unida a una buena dosis de capacidad de reacción para seguir hacia delante, cueste lo que cueste. Ahí entran de lleno esas tres cualidades que originan tres educaciones principales: afectividad, perseverancia y voluntad. El que carece de ellas o las posee debilitadas, lo va a notar seriamente.

 El tiempo cura todas las heridas cuando existe el amor. Ahí está el misterio de tantas vidas. Por ese camino descubrimos al hombre superior. Lo que falta en el mundo actual es amor; pero auténtico, verdadero, no el erotismo que los medios de comunicación nos quieren presentar. Hay que buscar el amor que, envuelto en voluntad y constancia, haga mirar hacia delante, superando los sufrimientos, los dolores y las humillaciones, para abrirnos camino hacia la paz interior, que es una de las puertas de entrada al castillo de la felicidad.

 Volvemos a la otra cara de la moneda. La voluntad templada en la lucha es una disposición activa para sobreponerse y alcanzar triunfos concretos y no muy costosos. Es necesario el

entrenamiento; como en toda ascensión, lo válido es ir dando pasos por el camino trazado y recomenzar siempre que sea necesario, volviendo sobre la motivación y la ilusión, que siempre

están en la base de la meta. Repito: avanzar poco a poco, atravesando baches y dificultades, aunque momentáneamente esté lejos la meta o la cumbre. Quien se lance en esta dirección verá que se trata de una experiencia fantástica, irá descubriendo muchas dimensiones ignoradas de su vida y se dará cuenta de sus verdaderas posibilidades. Si persiste, estará muy cerca de la felicidad.”

 Sino, aparecerá la depresión. “La personalidad depresiva contempla, debido a su filtro de negatividad, el peor ángulo de la realidad. Todo el sufrimiento está en la mente del paciente, que se ha acostumbrado a unos esquemas que funcionan de una determinada manera. Hay una serie de medidas prácticas que la persona puede introducir en su vida para ir levantando el estado de ánimo:

  1. 1.       Fijarse pequeñas metas asumibles en la vida diaria
  2. 2.       Escribir a menudo sobre lo que uno siente
  3. 3.       Ver las partes buenas de uno mismo, por ejemplo el aspecto corporal, el nivel de inteligencia, etc.
  4. 4.       Diseccionar las cosas malas que nos suceden en fragmentos comprensibles que nos permitan someterlas a juicio y desdramatizarlas.
  5. 5.       Controlar tus pensamientos negativos: Nuestra mente es capaz de crear conflictos donde no los hay. La comparación, el deseo excesivo, las quejas constantes, no saber perdonar, son seguros de infelicidad.
  6. 6.       Evitar la inactividad y la soledad: Cuando estamos preocupados y sin hacer nada, nuestra mente se concentra en lo negativo. Mantente ocupado en proyectos que te llenen y cultiva tus relaciones con amigos y familiares.
  7. 7.       Tener un futuro abierto con proyectos que realizar: Planificar a corto, mediano y largo plazo es la mejor manera de realizarse y hallar un sentido a la propia existencia.
  8. 8.       Diseccionar tu pensamiento de forma analítica: Realiza un auto análisis que ponga de manifiesto tus zonas erróneas y te ayude a encontrar alternativas y hábitos saludables.

 El éxito oculta lo que el fracaso enseña. Lo que te hace progresar como persona es el fracaso asumido de forma correcta. Por eso, una depresión puede ser la antesala de un avance personal muy importante.

 Nguyen van Thuan un sacerdote vietnaminta católico pasó 9 años solo en la cárcel de Saigon, condenado por el gobierno comunista. Los carceleros le preguntaban constantemente como hacía para ser un hombre feliz ahí adentro. EL contestaba que a pesar de estar encerrado era libre de mente. Para él, la felicidad era hacer lo que creía que tenía que hacer, puesto que eso tenía un sentido trascendente. Solo así olvidaba su celda horrible y el ambiente opresivo que le rodeaba.”

El arte de fracasar

Dicen que el fracaso y la crisis son la manera que tiene la vida de enseñarnos a caminar por territorios que de otro modo nunca habríamos descubierto. Charles Dickens decía que el fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender.

fracasoEl año pasado tuve muchos fracasos, muchas veces me sentí fracasado, cuando en realidad lo que había cometido eran errores. Gran diferencia el fracaso del error que por lo general no diferenciamos.  El error puede ser una fuente enorme de aprendizaje en cambio el fracaso se suele utilizar para una persona que ya tiró la toalla y que no puede aprender. ¿Por qué? Quién no ha cometido errores en su vida, en lo laboral, en lo matrimonial, en lo social, en lo personal? Y no por eso, la vida se vuelve miserable, o peor aún, cuanta gente hay que nació con limitaciones, involuntarias, y que lejos de fracasar, han triunfado en la vida. Gente admirable que supo pasar por alto las vallas, que supo madurar. Hellen Keller, por ejemplo, perdió sus sentidos, incluido el habla, a causa de una enfermedad. Gracias a su optimismo, a su tenacidad y a su deseo de superarse, llegó a ser una mujer que estudió en la universidad y dio conferencias por todo el mundo.

J.K. Rowling: Autora de libros de Harry Potter, vivió en la pobreza durante una larga temporada después de trabajar como profesora. Se encontraba sin trabajo, con una hija a cuestas y le costaba recolocarse, y a raíz de ello, se le ocurrió escribir, y lo demás es historia.

En algún momento leí la historia de Edith Piaf, que tuvo una vida terrible. Abandonada por su madre y maltratada por su padre, de pequeña hasta los 10 años, vivió en un prostíbulo. Cantó en la calle, en los tugurios de Montmartre en Paris…pero su voz llegó a ser el alma de esta ciudad.

El mismo Juan Pablo II se quedó de niño sin madre, que murió cuando tenía 9 años. Vivió el nazismo y el comunismo. Enseñó con su ejemplo que la fe y la razón pueden ir de la mano.

Aprender de los errores, interiorizar el contexto, gestionar la adversidad, superarse, madurar en la vida, es cuestión de actitud, es cuestión de carácter. ¿Cuáles son los tres principales ámbitos del carácter? Primero el autoconocimiento.  La humildad para reconocer nuestros errores, para saber en que somos buenos, en que no. Es muy difícil que uno se conozca si no es humilde. La segunda es el autodominio, mecanismo de defensa para frenarse cuando sabes que haces algo que no está bien, algo por cierto muy difícil y admiro a los que lo tienen. En tercer lugar la solidaridad; en realidad, es salir de uno mismo, es servicio, es amar a la gente.

Termino con algunos consejos que da el conocido psiquiatra español Enrique Rojas sobre la madurez:

Madurar es adaptarse y evolucionar a través del cambio. La mejor nave para navegar por los rápidos de la vida es ser realista y tener un proyecto, afrontar cualquier acontecimiento responsabilizarnos de nuestros actos y no dar demasiada importancia a las cosas.

  1. Dejar a Peter Pan para los cuentos. Este síndrome lo sufren aquellas personas que no quieren convertirse en adultos, muy especialmente en sus relaciones con los demás, en lugar de  ver el mundo que nos rodea de forma responsable y comprometida.
  2. Aprende a decir “te quiero”. Las palabras de afecto, los regalos fuera de las fechas señaladas, los pequeños gestos, son los cimientos de una relación  madura y de larga duración. Repite: “Te necesito”, “eres mío”, “vales mucho” “perdón, “gracias”. Ese vocabulario personal es una buena práctica psicológica.
  3. Rompe tus límites mentales. Las barreras están en primer lugar en nuestra cabeza. Cuando nuestro pensamiento cambia, el mundo cambia con él y aumentan nuestras posibilidades. Por eso es importante analizar nuestras creencias y prejuicios.
  4. Resta importancia a lo negativo. Podemos decidir el lado de la moneda sobre el que proyectamos nuestra mirada. Disfruta de las cosas buenas que te ocurren y relativiza lo negativo, que solo debe servir como aprendizaje.
  5. Haz de cada obstáculo un peldaño. Cada adversidad nos obligar a superarnos y por tanto no elevamos tras ella a un nuevo superior de conciencia. Crécete ante las dificultades y te harás más fuerte.
  6. Disfruta del tiempo solo y en compañía: Aprovecha tus ratos libres para hacer actividades que amplíen tus horizontes, pero luego comparte con los tuyos los pequeños y grandes descubrimientos del día a día.

Para alcanzar un sueño hay que estar bien despiertos

soñar despierto 3Decía Luis Huete, Profesor de Harvard, del IESE y considerado el gurú español más importante del panorama actual, que los mejores sueños se reservan a las personas que optan por complicarse la vida y por ensanchar sus conocimientos, competencias, actitudes y creencias.

Mi padre, me decía siempre, que para soñar en grande, hay que estar bien despiertos. Y es que la vida es complicada, pero… y quién te dijo que iba a ser fácil?

Construir un sueño es desarrollar las potencialidades y capacidades que tenemos dentro. Este es un trabajo para toda la vida. A medida que alcance uno, se crea otro nuevo, y así sucesivamente. En lo personal, sigo soñando con hacer mejores los años que me queden, en disfrutar del camino que me queda por recorrer. Y en hacer cosas más valiosas.

De hecho, uno de mis sueños/objetivos del próximo año es correr la Maratón de Nueva York, hacerla en 10 horas, no importa, pero llegar, disfrutar del camino. Para ello, se que debo desde ahora comenzar con un plan de entrenamiento, es decir, ir aterrizando en acciones concretas mi sueño.

Como decía Peter Drucker, el padre de la administración, la fuente más común de errores es hacer la respuesta correcta en lugar de la pregunta correcta. A lo mejor, no nos hemos planteado en la vida, las preguntas más trascendentales, las metas reales a las que queremos llegar, en cada plano de nuestra vida, en el espiritual, personal, familiar, laboral y social y si estamos en capacidad de hacerlas, o si es realmente lo mejor para nosotros. Un buen comienzo es preguntarse constantemente ¿Para qué? A estas alturas del partido es posible que la idea que tienes de ti mismo se ajuste algo a la realidad. O tal vez no mucho. Antes de llegar a una conclusión definitiva siempre es bueno contrastar tu resultado con un familiar o un amigo. A veces uno se lleva sorpresas.

Y es que tus sueños solo pueden construirse sobre el conocimiento sólido de tu personalidad y de tus capacidades, incluido tu lado escuro, al que puedes sacar partido si puedes gestionarlo. Todos tenemos defectos, ese no es el problema, el problema es ignorarlos o no hacer nada por mejorarlos.

Decía Huete en su reciente libro “Construye tu sueño” que la segunda columna sobre la que se asienta la construcción de tus sueños es tu plan personal de futuro. La idea es tener algo por lo valga la pena luchar y por lo que valga la pena esforzarse y superarse. Es algo que acaba convirtiéndose en un imán que tira de ti y que te permite dar sentido al día  día, especialmente en los momentos difíciles.

El secreto para cambiar, para avanzar es encontrar razones de verdadero peso para hacerlo. Tu plan personal de futuro se crea poniendo por escrito una lista de deseos y de sueños muy concretos y con contornos muy nítidos.

Empieza eligiendo un año lejano en el tiempo. Tiene que ser un año al que le des un sentido subjetivo muy especial. Por ejemplo, el 2025. Es decir, que tu plan personal tenga como fecha de vencimiento el 2025.

Tu plan personal de futuro tiene que estar compuesto por tres elementos bien diferenciados. El primer ámbito debe ser la ambición personal, los sueños relacionados con la persona en la que te quieres convertir. El foco aquí se pone en ti mismo, en los hábitos que quieres desarrollar, en las características de la personalidad que quieres desarrollar, en los defectos que deseas corregir, en el estado de vitalidad y energía que aspiras a tener y también en la forma física de la que quieres disfrutar.

Los sueños han de empezar con la ambición de mejora de los recursos personales. Esta es la base de todos los sueños. Lo que acabas haciendo contigo mismo es la base de todo lo que te acaba sucediendo en la vida. Una manera de concretar el primer elemento consiste en visionar la distribución que quieres dar a las 24 horas de tus días en el año de referencia y contrastarla con la distribución de un día actual.

El segundo elemento es decidir en que tres o cuatro cosas quieres destacar y convertirte en una autoridad mundial. La definición de mundial se hace en función del mundo en donde te manejas cómodamente.  algo que te ilusione.

El tercer elemento son todas las recompensas que legítimamente aspiras haber conseguido en la fecha prevista. Aquí entran las recompensas materiales que te ilusionen como una casa de ensueño, viajes especiales, etc. Ver crecer a tu familia unida, rodearse del aprecio y agradecimiento de otros, destacar en prestigio profesional, convertirte en referente, inspirador, etc.

Tres sesiones de 20 minutos deberían ser suficientes para producir tu plan personal de futuro. Necesitas tiempo para soñar. Se aconseja que el contenido del plan sea irrazonable pero por otro lado obtenible.

Continúa diciendo Huete que las 4 áreas en las que debes invertir para no perder capital humano son las fisiológicas, intelectuales, emocionales y espirituales. La primera área es cuidar tu salud. Dentro de ésta, es fundamental que  sepas alimentarte con cabeza, desarrollar masa muscular, capacidad aeróbica y descansar. El capital intelectual suele estar asegurado con tiempo para leer, escribir y disfrutar de la música. Emocionalmente, el capital humano se desarrolla con tiempo para la familia y para los amigos y las actividades solidarias. Por último el capital espiritual. Tiempo para clarificar creencias, valores, hacer introspección, conectar con el Creador, etc. A esas cuatro áreas debieras dedicar unas 20 horas a la semana. Si no lo haces, se desafila tu sierra. Por ejemplo, diez horas de Lunes a Viernes y 10 horas el fin de semana.  Deben ser espacios que reserves y planifiques de antemano. Ha de ser tiempo de calidad, intenso y vital.

Hay que soñar más. La vida está hecha de oportunidades. Están ahí. Al alcance de los que han hecho los deberes. Construir un sueño es desarrollar las potencialidades y capacidades que tenemos dentro. Ése es un trabajo para toda la vida. Debieras llevarlo siempre en la agenda y en tu propia memoria. ¿Cuáles son tus sueños?