Archivo de la etiqueta: trabajar mejor

Las luces que no vemos



Captura de pantalla 2015-01-06 a la(s) 01.53.05
¿Quién dijo que dirigir una empresa era fácil? Pues no lo es. Hay que conocer bien el entorno para adaptarse a los cambios o mejor, para adelantarse a ellos, y en el mejor de los casos, liderarlos, decía Antonio Argandoña, del IESE. Si, dirigir hoy es difícil, y hacerlo bien, es aún más complicado.

El contexto en el que vivimos nos exige tener conocimientos sólidos para entender la realidad del negocio en el que estamos. Necesitamos descifrar las oportunidades, los riesgos, sacar a relucir nuestra capacidad para discriminar y filtrar la información relevante y dominar muy bien los números y las herramientas para medirlos. Adaptarnos a lo inesperado. Que importante se vuelven la astucia, la valentía y el coraje para cambiar de rumbo la dirección del barco y para adelantarse a la nueva realidad. No estaba lloviendo cuando Noe comenzó a construir la barca.

No hay receta perfecta, pero sin duda, nos ayudará el enfocarnos en el corto sin dejar de lado el largo plazo y para ello, tener muy claro nuestro Pareto, definir, cual es ese 20% de acciones que generan el 80% del impacto en lo que hacemos. Muchas veces, las urgencias del día a día nos impiden ver las luces que nos pueden guiar hacia una mejor gestión.

Michael Tussman, Director del Programa de Liderazgo en Harvard, dice que “en un entorno de negocio tan dinámico como el actual, la inercia es un suicidio. Mientras dedicas tu tiempo a comprobar que la maquinaria corporativa está bien engrasada, el mundo cambia y puede dejarte fuera de juego. Por ello, hay que ser ambidiestros, es decir, manejar las cosas que se hacen bien pero a la vez seguir innovando.”

Los gerentes ambidiestros, decía Tushman, deben pedir a sus equipos directivos que sean coherentemente incoherentes, es decir, comunicar una cosa a unos “No cometa errores en el negocio principal y mejórelo constantemente” y la contraria a los otros “Cometa todos los errores que quiera durante el proceso de descubrimiento de algo nuevo”. Como dijo Gordon Bummer, de P&G, “Si no nos destruimos a nosotros mismos internamente, lo hará Unilever”. Y esa paradoja refleja en su máxima expresión la ambidestreza.

Pero ojo, las ideas brillantes no suelen ser fruto únicamente de la reflexión. Henry Mintzberg recalca que a veces las mejores estrategias surgen cuando miramos y actuamos primero y pensamos después.

Douglas Conant, ex CEO de Cambpell y profesor de Kellogg me decía que el foco en momentos complejos también debe estar en las personas. La desaceleración desmotiva, y la desmotivación baja la productividad y genera mayor desmotivación. Se necesitan líderes comprometidos que influyan positivamente, que conecten profunda y directamente y tengan la capacidad de cambiar actitudes, sacar al resto del equipo de su status de confort. No es cuestión de sonrisas, es cuestión de alinear a la gente con la estrategia, con un norte claro, con planes concretos. Muy enfocados en el negocio, en meter goles y no jugar para las tribunas.

Al final, uno siembra lo que cosecha, si has sembrado una política de fidelizar (no me gusta la palabra “retener”) por sueldos altos únicamente, habrás creado un ejercito de mercenarios, que se irán por 5% más a la competencia, pero si te has preocupado por conocerlos, motivarlos, sacar la mejor versión de ellos, quererlos y exigirles, te imaginarás lo que cosechas.

En momentos de crisis, muchas veces el único enfoque está en ahorrar costos, y la gente pasa a un segundo plano. Y es un gran error. La gente no se acuerda de lo que le dijiste sino de como la hiciste sentir. No es lo que dices, es lo que ellos entienden. Conectémonos más con nuestra gente. Dicen que la cabeza no escuchará hasta que el corazón no lo haga. No se trata solo de decirles lo que tienen que hacer sino de liderar desde el ejemplo. “Sus acciones hablan tan fuerte que no puedo escuchar lo que está diciendo”. Ralph Waldo Emerson A lo mejor, dirigir empresas no es cosa de definir si hacemos una cosa o la otra, es cuestión de ver más allá de lo evidente y pensar como hacemos una Y la otra. Cambiar la O por la Y.

¿Cuál es el mejor trabajo de tu vida?

office-beachLaborum cumple 15 años, y yo cumplo 10 en este trabajo. He querido dedicar mi artículo quincenal a mi vida laboral, y me atreví a compartir con ustedes esto que más que un artículo fue un breve discurso que leí a mi equipo de Laborum ya que acabamos de cumplir 15 años, con la única intención de que a lo mejor, hay alguno de los que lo lee que cumple también varios años en su trabajo y podría sentir lo mismo que yo.

Varias veces me han dicho, “Rafa, ya te vas por los 10 años, ¿Por qué no te cambias de trabajo?”, Y lo he pensado seriamente, pero…a lo mejor mañana, hoy no. Es que el trabajo es el lugar donde paso el mayor tiempo de mi día, por ende, una de las cosas más importantes que tengo. Le he dedicado mis mejores años. Y pensándolo bien, es mucho más que el lugar donde gano un sueldo, es el lugar donde puedo cumplir varios de mis retos, pero sobre todo, un lugar donde, no digo ayudo, ayudamos a mucha gente a que sea más feliz, porque tenemos, literalmente, el poder para cambiarles la vida, al colocarlos en un mejor trabajo.

Además, todavía me falta mucho por lograr, ideas hay miles, mi labor está en identificar cuales implementar correctamente el año que viene. Es difícil cambiar de trabajo cuando lo que haces, te apasiona, cuando sabes que tiene un sentido, y que eso, finalmente te hace feliz. Como tantas veces digo en mis charlas, el trabajo perfecto, será perfecto, si te hace feliz.

Una vez un chico de veintipocos años me dijo en una conferencia, “Yo ya estoy de vuelta en todo.” Le dije “¿A donde has ido? Para no ir.” No me interesa ese lugar, debe ser rutinario y aburrido. Y es que la consultoría te obliga y te enseña a viajar por caminos con subidas y bajadas, y se aprende de ambas.

Hace un par de años, estaba con un cliente amigo en mi oficina y al terminar le hice un “city tour” por Laborum. Al terminar me dijo, “Rafa, como se nota que esta casa tiene dueño.” Me sorprendió, porque nunca se me había ocurrido. Luego me di cuenta que era verdad. Que los que trabajamos acá lo cuidamos como si fuera nuestro. Porque es nuestro. Lo estamos haciendo día a día,  con mucho esfuerzo, y no es solo cuestión de ayudar a nuestros clientes a conseguir lo mejor, sino de preocuparse porque todos los que estemos acá, la pasemos cada vez mejor. Eso es darle un sentido más trascendental a nuestro trabajo. “La vida no se vuelve insoportable por las circunstancias sino por la falta de sentido” decía Victor Frankl.

Este año no ha sido el mejor para el país. Se ha hecho famosa la frase del Ministro de Economía “Se acabaron los vientos a favor, se nos vienen vientos en contra”, sin embargo, no puedo dejar de reconocer y agradecerles porque viene siendo, el mejor año de Laborum en su historia. Y uno de los secretos ha sido entender y adaptarnos mejor al mercado actual, pero sobre todo, adelantarnos a él. Messi dijo en una entrevista hace poco que los mejores jugadores, no van donde está la pelota, allí van todos, van donde la pelota va a ir. Es lo que tenemos que hacer el 2015. Las especies que sobreviven no son las mas fuertes ni las más grandes, sino aquellas que se anticipan y se adaptan mejor al cambio.

Y si pues, parece que el viaje no será en primera clase, parece que realmente no habrá viento a favor el 2015, pero tampoco nos resignaremos a crecimientos mediocres. Vamos por más!! Ha sido nuestro grito de guerra los últimos años, y lo hemos logrado. Este tipo de contextos son ideales para personas luchadoras, resilientes, innovadoras, que se abracen a la realidad. Este contexto nos obliga a sacar lo mejor de nosotros, a estudiar mejor la cancha, a entender las nuevas reglas, y enmendar el camino trazado.

Estos últimos años, la vida me ha enseñado que hay pocos monstruos que justifiquen el miedo que les tenemos. Y es que el futuro dependerá de lo que hagamos hoy. El 2015 nos reta, ¿pero saben? Eso es lo que hace apasionante este trabajo, que cada día es distinto, hay distintos problemas, distintas soluciones, ningún día es igual al anterior. Un partido imposible solo se puede ganar  si se le quita esa etiqueta. Justamente, con viento en contra, los aviones despegan.

En fin, ahora, a seguir con el viaje. Aprender, ganar, perder, ilusionarnos, esforzarnos, atrevernos, innovar, apasionarnos, verbos decisivos para disfrutar el camino. ¿A dónde llegaremos? Es lo de menos, viajar es lo que importa. Donde sea, lo haremos con la tranquilidad de saber que dimos todo lo que llevamos dentro.

Ideas para trabajar feliz I Parte

A simple vista la respuesta parecería muy obvia, y debiera ser “con un aumento de sueldo”, sin embargo, no nos damos cuenta que el caer en esas “trampas mentales” es peligroso, básicamente porque el aumento de sueldo alegra el primer día, luego, uno se acostumbra a dicho sueldo, y si odiaba el trabajo porque lo sentía rutinario, o por temas de clima laboral o por cualquier otra razón, lo seguirá odiando.

Trabajo en una compañía de selección de profesionales y hace unos años se me ocurrió preguntarles a algunos candidatos: ¿Para qué quieren trabajar? Resumiendo las respuestas, comenzaron diciendo que para ganar dinero. Ok, les comentaba, ¿Y para qué quieren ganar dinero?, “Para comer” ¿Y para qué quieren comer? La mayoría contestaba que para vivir, entonces venía mi pregunta decisiva, ¿Y para qué quieren vivir? La gran mayoría me contestaba que para ser feliz.

Pero como no podía con la curiosidad, seguía preguntando, ¿Qué es ser feliz? Después de muchas respuestas, llegué a entender que es vivir con la conciencia tranquila de saber que estás haciendo lo que puedes por lograr los objetivos que te trazaste en todos los ámbitos (espiritual, personal, familiar, laboral y social.) No depende exclusivamente de ningún factor, ni del dinero (mucha gente con dinero es estructuralmente infeliz), ni de la compañía, ni siquiera de la salud (cuantos enfermos felices conocemos).

Entonces, la pregunta del millón sería, ¿Cómo encuentro un trabajo que me haga feliz? Buscando aquel que te permita maximizar tu remuneración relacionada con la calidad de vida que quieras tener, a lo que se le llama “Salario emocional”.  Y es que la mayoría de nosotros no trabajamos exclusivamente para nuestras empresas o nuestros jefes, trabajamos para cumplir nuestras metas más íntimas, muchos lo hacen para si mismos, para demostrarse que pueden cumplir un reto personal, otros lo hacemos por un sentido de trascendencia y otros para brindarle lo mejor a su familia.

Soñar que importante hacerlo despierto

Hace unos meses tuve la suerte de escuchar una excelente conferencia en la que nos preguntaron con cual de las frases nos sentíamos más familiarizados: “Hago lo que me gusta” o “Me gusta lo que hago”.  Detrás de estas frases se encuentra quizá una de las principales conclusiones de este artículo. Aquellos que escogieron la primera, se estrellarán contra la realidad tarde o temprano, ya que no podemos vivir pensando que en el hogar, en el trabajo hacemos solo lo que nos gusta, muy por el contrario, la segunda frase, a simple vista no es tan atractiva pero esconde uno de los secretos mejor guardados para ser feliz, ya lo decía Jean Paul Sartre, “La felicidad no está en hacer lo que uno quiere sino en querer lo que uno hace”, y es que con forma de pensar que conlleve este esquema, podremos ser felices en nuestros trabajos, atrapando lo mejor de lo que nos pasa, haciendo que nos guste, ya que de lo contrario, nos parecerá rutinario (cualquiera que sea el trabajo) y terminará por aburrirnos.

Que importante es automotivarse, crearse sus propios retos internos en el trabajo, saberse dueños de su propio destino, soñar con una forma de trabajar que incluya pasión y diversión, porque así se trabaja mejor. Nuestros gestos al entrar y salir de nuestro trabajo dirán si lo hemos conseguido.

¿Qué necesitamos?  Cultivar el compromiso, la pasión, la humildad, elementos críticos para salir adelante. Prima hermana de la paciencia y la humildad es la perseverancia, compañera inseparable de la disciplina y el trabajo cotidiano bien terminado. Pero sobre todo mucho optimismo y entusiasmo, mucha pasión por hacer y terminar el trabajo bien hecho. Santiago Alvarez de Mon, aquel brillante maestro y profesor del IESE, decía que lo que el apetito es con relación a la comida, es el entusiasmo con relación a la vida. A un niño se le puede obligar a ir la cama, pero no que confíe en ti. A un profesional, que cumpla, pero no que se entusiasme. Es lo mismo que la comida hecha sin pasión. Puede salirte bien, pero no sale rica. Una cosa es cumplir, otra poner el alma. Y el alma solo se pone cuando hay pasión. Y hay pasión cuando la visión y el propósito de la empresa y la visión del equipo están alineados.

El puesto perfecto para nunca más trabajar

Los dejo con el resumen de un artículo publicado en la revista Semana Económica por Jack Welch, considerado por la revista Fortune como el mejor Gerente de todos los tiempos, invitado constante en este blog:

 Aunque es virtualmente imposible saber a donde lo llevará un nuevo puesto de trabajo, siempre hay señales sobre que tan adecuado o no es éste para usted. Sin importar cual sea el trabajo, debería buscar esas señales.

 Gente

Si no disfruta trabajando todos los días con sus colegas, el trabajo puede ser una tortura. Busque un trabajo donde comparta las sensibilidades generales de la organización. Con eso quiero decir un rango de valores y características de personalidad y comportamientos, desde que tan francos son con respecto de su desempeño hasta cuanto se ríen en reuniones de trabajo.

 Si se une a una empresa donde sus sensibilidades difieren de sus colegas, comenzará a fingir ser otra persona simplemente para llevarse bien. Que tal golpe mortal para una carrera profesional.! Mientras más pronto encuentre a “su gente” en una carrera, mejor, Incluso si un trabajo parece ideal en todos los demás aspectos en ausencia de sensibilidades compartidas no es ideal para usted.

 Oportunidades

Cualquier trabajo que acepte, debería ser un poco desafiante. Debería hacerlo pensar: “puedo hacer casi todo el trabajo, pero ciertamente hay habilidades y conocimientos que todavía no tengo. Voy a aprender algo nuevo aquí”.

Tener oportunidades de crecimiento lo vigorizará y hará que el trabajo sea aun más cautivador.

 Opciones

Si la señal de oportunidades se refiere a tener un trabajo que le permita crecer, la señal de opciones  consiste en encontrar un trabajo que lo ayude cuando usted se marche. Después de todo, su trabajo debería ser una carta de presentación, ya sea que hablemos  de experiencia en una empresa prestigiosa o de un puesto gerencial en unan compañía pequeña recién creada. Algunas empresas le abren o cierran las puertas de otras oportunidades debido a su reputación.

 Contenido laboral

Todo empleo tiene días o períodos malos y sí, habrá ocasiones en que trabaje únicamente para cubrir sus necesidades. Pero en el mejor de los casos, por lo menos le gustará algo de su trabajo. Los clientes,  la camaradería. Todo trabajo tiene sus altibajos, pero si un empleo no lo emociona de ninguna forma, no siga en él. Y no tema no reconocer cuando ha encontrado un trabajo importante. Lo sentirá.

Mientras busca el trabajo adecuado, tenga en mente que es un proceso que quiere tiempo, experimentación y paciencia. Escoja algo que le guste hacer, asegúrese de estar con la gente que le agrada y entréguese completamente..

Si hace eso, seguramente tendrá un gran trabajo, y realmente nunca trabajará otro día de su vida.

Administren su energía, no su tiempo

 A continuación un resumen de un reciente artículo de Tony Schwartz publicado en Harvard Business Review sobre Time Management. A medida que aumentan las exigencias en el lugar de trabajo, mucha gente responde con más horas de trabajo, que cansan al empleado y que le cuestan tanto a este como a la organización. Por otra parte, la gente da por sentado lo que la capacita para trabajar; es decir, la energía. Incrementar esta capacidad es el mejor modo de hacer más en menos tiempo. El tiempo es un recurso finito; pero la energía es diferente. Proviene de cuatro fuentes: el cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu, y puede aumentar y renovarse en cada una de estas.

 En este artículo Schwartz y McCarthy, señalan cómo establecer rituales para aumentar la energía en las cuatro fuentes. Por ejemplo, hacer recesos constantes restablece la energía física. Dejar de lado el papel de víctima evita la pérdida de energía a través de las emociones. Evitar las constantes distracciones que la tecnología ofrece (como vivir pendiente de los mails e interrumpir el trabajo para responderlos inmediatamente)  incrementa la energía mental. Y participar en actividades que le den sentido a la vida aumenta la energía del espíritu.

 Los nuevos rituales funcionan sólo si los líderes permiten su implementación. Y, cuando esto sucede, los resultados son increíbles. Un grupo de empleados del Wachovia Bank, que hizo un programa de gerencia de energía, superó en rendimiento a otro grupo, y mejoró su productividad, su satisfacción y sus relaciones con los clientes.

 Todo esto corrobora las pruebas recabadas sobre la efectividad de este enfoque en otras compañías, como Ernst & Young, Sony y Deutsche Bank. Cuando las organizaciones invierten en todas las dimensiones de la vida de los empleados, los individuos responden concentrando toda su energía en el trabajo. Y esto permite que tanto la compañía como su gente crezcan en valor.

Cómo triunfar en los negocios: meditar

Como ustedes saben, me encanta leer. Siempre llevo un libro o una revista a mano, nunca estoy solo. Aunque ahora, con mi hijo nuevo, los libros me duran más. Ya no se cuantos de ellos digiero e incorporo en mi jornada. Sin embargo, siempre guardo los mejores capítulos y/o artículos para compartirlos en mi blog con ustedes.

En este caso, haré un breve resumen de un artículo publicado recientemente por la revista Fortune, que se titula “Como triunfar en los negocios: meditar”. Me llamó la atención desde el título porque es muy poco probable que una revista de negocios publique ciertos temas “tabú” como estos, ya que van contracorriente en la sociedad empresarial de hoy.

Dicho artículo comenta las ideas de Keith Ferrazi, el principal gurú actual en temas de Network y redes de contactos. Hace poco, en una conferencia que le tocó dar en Harvard justamente sobre como potenciar las estrategias para ganar contactos, los asistentes esperaban escuchar sobre estrategias laborales, recordar nombres e identificar mentores. Pero parece que las destrezas tácticas no son lo que ha convertido a Ferrazzi en un exitoso escritor y conferencista.

Por el contrario, Ferrazzi les dio a los estudiantes un pequeño secreto. La clave para estrechar relaciones es no ser un “patán”. Y, ¿cuál es el mejor método que ha encontrado para lograr esto? La meditación. Ejercitar y rezar también funcionan, señala, pero la meditación es tan efectiva que ahora la hace diariamente en las mañanas y en las noches. En otras palabras, el hombre cuyo penúltimo libro se llama Nunca coma solo (Never eat alone) y es la “biblia” del network, reconoce que su éxito se debe en buena medida a la soledad para rezar.

El artículo menciona que aunque no es una práctica muy común en el mundo comercial estadounidense, cada vez hay más ejecutivos en busca de cualquier cosa que los ayude a prosperar (o a desconectarse temporalmente) de este mundo comercial cada vez más dependiente de las computadoras de mano. Entre los devotos a la meditación están el rey de los bonos financieros, Mike Milken; Bill George, ex director general de Medtronics; la magnate de la industria publicitaria, Renetta McCann; y, el entrenador de la NBA Phil Jackson. Silicon Valley también está repleta de meditadores, como Marc Benioff, director general de Salesforce.com.

No tengo tiempo para nada

 Uno de los mayores males en estos tiempos es el no tener tiempo para nada. En realidad podríamos tenerlo, pero somos unos desordenados. Nuestra agenda es lo que fija nuestras prioridades. Si no se encuentra tiempo para algo , no es un buen síntoma. Si determinadas citas o encuentros son sistemáticamente retrasados, es una señal inequívoca de que no son estratégicamente cruciales. Entonces, ¿será que no tenemos tiempo para nada o que no sabemos priorizar lo importante en nuestra vida familiar, laboral y social?

Buscando información me encontré con un interesante artículo publicado en la revista Entrepeneur de la que les mando un extracto:

 ¿Nunca tiene suficiente tiempo? A continuación algunos consejos prácticos.

 El correo electrónico: cualquier persona común pasa entre dos y cuatro horas diarias contestando mensajes electrónicos, cuando la mayoría de estos pueden esperar al menos de seis a ocho horas para ser contestados. A continuación algunos consejos para administrar mejor el correo electrónico:

  • Delegue los mensajes menos importantes;
  • Establezca diferentes cuentas (vendedores, clientes, empleados);
  • Organice sus mensajes en orden de importancia;
  • Destine de 15 a 30 minutos en la noche para contestar los mensajes que requieran más detalle:esto le permitirá dar una buena respuesta.

El cuidado de la familia: según un estudio realizado por CareerBuilder en 2006, 58% de los padres que trabajan señalaron que se habían perdido al menos un evento especial de sus hijos por causa del trabajo, y 28% aseguró que su trabajo estaba perjudicando su relación con sus hijos. Por otra parte, las mujeres que trabajan y se ocupan de su familia trabajan hasta 71 horas semanales.

A continuación, algunos consejos:

  • Haga una lista de personas que puedan cuidar a los niños en cualquier emergencia;
  • Escriba una misión personal que le recuerde por qué lo hace todo;
  • Conserve ciertos rituales, por ejemplo, recesos de 30 minutos; no se exija de más cuando esté cansado, ya trabajó 12 horas al día y todavía tiene mucho que hacer.
  • Reserve una noche para descansar. Se obtienen mejores soluciones cuando se ha descansado.