Archivo de la etiqueta: líder

¿Qué cualidades debe tener un buen líder?

Esta semana he decidido publicar parte de una reciente entrevista a uno de los gurús a nivel mundial en temas de liderazgo, Santiago Alvarez de Mon, la cual nos invita a reflexionar acerca de la importancia del enfoque y lo que realmente importa en nuestra vida:

-Como autor de numerosos libros sobre liderazgo, ¿qué cualidades debe tener un buen líder?

-Muchísimas cualidades. La primera, humildad para abrir los ojos, tener una mente flexible y un corazón humilde, para estar en contacto con la realidad. Hay que tener una mirada ingenua -entiéndase ingenua por cándida y virgen- y, a partir de ahí, talento para entender los retos planteados, talento para apoyarse en el talento. El problema de la mediocridad es que busca la mediocridad; en cambio, el talento invita al talento. Al respecto, no hay que tener carácter, el carácter sólo para tomar decisiones, a veces ingratas, para asumir responsabilidades, para no creerse el éxito cuando te visita, para levantarte cuando tropiezas…

-¿Qué entiende usted por talento?

-El talento requiere esfuerzo, trabajo y disciplina. A mí siempre me gusta decir que «lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta». No conozco a nadie que no tenga talento, pero sí conozco a mucha gente que está desubicada.

-¿Se puede hacer algo excepcional sin involucrar al corazón?

-No, creo que no. Ya lo dijo el matemático Pascal, «el corazón tiene razones que la razón no entiende». La razón en su cumbre, en su cúspide, es prudente y humilde e invita al corazón, porque sabe que, al final, es el que da el toque mágico, ese toque de distinción. Hay cosas indispensables que pertenecen al ámbito del corazón y, como dijo ‘El Principito’, «lo esencial es invisible a los ojos, sólo se puede ver con el corazón».

-¿España puede presumir de tener líderes excepcionales?

-Conozco a muchos líderes excepcionales, pero no aparecen en los periódicos. Todos los días me tropiezo con gente extraordinaria, con personas con mucho talento en el mundo empresarial, educativo… pero muy pocos de ellos salen en prensa. Probablemente, los que salen son profesionales del poder, pero no líderes. El líder seduce, conversa… Estamos muy faltos de liderazgo en este país.

-¿Cuál es el ingrediente clave para conseguir el éxito tanto personal como profesional?

-El ego al trabajo. No conozco a nadie que haya conseguido el éxito sin trabajo, constancia y paciencia. La humildad también es importante, para que, cuando llegue el éxito, no creérselo demasiado, asumir los errores e identificar el fracaso. También son importantes los valores, como la integridad, la bondad, la amistad…

-Dicen que hay gente que nace con estrella y otros estrellados. ¿Qué opina usted al respecto?

-Cuando hablo con la gente de la calle, muchos me hablan de que han tenido suerte y otros, apelan a la mala suerte. ¡Qué casualidad! La suerte es una señorita que, generalmente, te viene a visitar cuando has hecho muchas cosas, cuando, claro está, haces los deberes.

El Liderazgo, ese reto permanente

64138_24_36 Esta semana he tenido que pasar una de esas pruebas de fuego en el trabajo. Han ocurrido hechos en los que me he sentido realmente muy preocupado y a la vez triste, sin embargo, es parte del trabajo.

Una de las actividades realizadas fue el feedback que lo hago semestralmente con todo el equipo, uno por uno para evaluar su desempeño y también para que evalúen el mío. Y es justamente en esa última parte cuando me vienen las dudas sobre el liderazgo que quiero ejercer en el equipo. No es fácil ser un buen líder, se hablar mucho del tema, sin embargo, es poca la información que realmente nos ayuda a serlo. Por todas esas dudas, recurrí a uno de mis autores preferidos en estos temas, Santiago Alvarez de Mon. De su libro, “No soy Superman”, saqué algunas conclusiones sobre lo que siginifca ser un líder en la empresa que me he permitido copiar y resumir:

“El directivo que busca ser querido me preocupa, hará todo lo que esté a su alcance para ser míster Simpatía. Ha de ser respetado, que no es lo mismo.  Es tan fácil poner un ocho cuando se merece un seis, confundir motivar con una dirección blandita y permisiva, que no deja de ser una variante del género manipulación.

Hazte invisible, señal de autoridad y confianza. Pregunta más, escucha mejor, utiliza la empatía para ponerte en el lugar del otro y ver una película distinta , ni mejor ni peor, diferentes tonalidades y perspectivas.

¿Cuál es la función, actividad, tarea, cometido, en el que te sientes en perfecto dominio de la situación? En nada, así de sencillo. Sé un poco de todo y lo que no sé, lo oculto con mis disfraces y el saber hacer. Aprendiz de todo, maestro de nada, dice nuestro viejo y sabio refranero. Toda persona viene al mundo con una serie de talentos y habilidades naturales. Vivir tiene mucho que ver con descubrirlos, disfrutarlos y ponerlos al servicio de una causa mayor que uno mismo.

En ocasiones, cada vez más frecuentes, me siento que no doy la talla. Me digo a mi mismo “Si te conocieran de verdad, si te hicieran una radiografía, te degradarían, te despedirían, en primera instancia, no te hubieran contratado”. Luego me consuelo y salgo del hoyo echando un vistazo al exterior.  Veo cada patán dirigiendo realidades que les desbordan! La política ofrece una muestra inagotable y deprimente, pero también la empresa formal, paga, promociona y retiene a verdaderos idiotas.

El gran Saint Exupery, en El Principito, decía que lo “esencial es invisible a los ojos”, máxima sabia que habría que grabar en tantos despachos y suites directivas donde se pugna por ser visible e imprescindible. Esa es la ambición de los egos más necios, el buen directivo pasa oculto y desapercibido. Ortega, un pensador brillante, plasma bellamente que es dirigir “Mandar es dar quehaceres a la gente, meterla en su destino, en si quicio, impedir su extravagancia, la cual suele ser vagancia, vida vacía, desolación. Cambias la palabra mandar por liderar y ahí tienes toda la propuesta para todas aquellas personas que tienen responsabilidades directivas.

Albert Einstein le escribió a Hendrik Lorenz un magnífico discurso en homenaje: “Su vida se organizó como una obra de arte, hasta el detalle más ínfimo. Su bondad y magnanimidad inagotables y su sentido de la justicia, junto con un entendimiento intuitivo de la gente y las cosas le otorgaban un liderazgo de cualquier ámbito en el que ingresara. Todos lo seguían gustosos porque sentían que nunca aspiraba a dominar sino que siempre se limitaba a ser de utilidad. Su obra y ejemplo perdurarán como inspiración y guía para generaciones futuras” Brian, D. Einstein. Bondad, sentido de justicia, intuición, ser de utilidad…ahí se encierra todo lo que para mí es liderazgo en su acepción más digna.”

Sugerencias para ejercer tu liderazgo en el día a día (Segunda Parte)

1200-204leadership-postersContinuando con el artículo del libro resumido de la semana pasada de Dale Carnegie, El líder en ti, va la segunda y última parte:

 

Escuche y aprenda

“Nadie es tan persuasivo como el que sabe escuchar”

Saber escuchar es la habilidad de comunicación más importante, incluso más que una buena presentación o habilidades de escritura.

¿Por qué es importante?

Usted no puede saberlo todo y escuchar a los demás es la mejor manera para aprender. Escuche a sus empleados, clientes,amigos, familia y críticos. Siempre tiene la opción de escoger si actuar o no basado en lo que ellos le dicen, pero al menos escucharlos le puede ampliar los horizontes. Las personas que saben escuchar, se concentran, hacen preguntas y dan respuestas concisas y llenas de reflexión. Al escuchar, no diga simplemente “si” o “no”. Inclínese para mostrar interés, sonría o frunza el ceño y mire directamente los ojos de su interlocutor. Saber escuchar le otorga más poder

 

Forme equipos para el mañana

 

Cómo manejar errores y aprender a criticar

Critique con gentileza, o no lo haga

Nada hiere más el ego, que saber que hemos fallado o tomado una mala decisión. El criticismo negativo puede dañar en gran medida a una persona y finalmente daña a la organización, ya que la gente que ha sido criticada negativamente, se arriesga menos y es menos creativa al hacer su trabajo.

 

Usted puede manejar los problemas de las personas sin herir sus egos ni dañar a la organización, orientándose por estos principios básicos:

1.- Hágale saber a las personas que equivocarse está permitido: usted puede hacer llegar este mensaje, admitiendo sus propios errores. Ríase de ellos si puede, pero no trate de minimizar el impacto que estos han ocasionado en el negocio.

2.- Piense dos veces antes de criticar o culpar a alguien: los empleados motivados quieren desempeñarse bien; ellos no van al trabajo a dañar expresamente sus trabajos. Por esto, si una persona sabe que cometió un error, sabe por qué y qué necesita a hacer para que no vuelva a ocurrir, entonces no le diga nada. Esta persona ya se siente mal ¿para qué hacerlo sentir peor? Recuerde la meta final: una organización productiva y manejable.

3.- Cuando tenga que criticar, hágalo con respeto y de forma constructiva: algunas veces es inevitable tener que hacer una crítica –cuando los errores se cometen muy seguido o cuando crea una situación de peligro-. Empiece siempre con un cumplido y apreciación honesta hacia la persona; comuníquele que usted esta consciente de los logros que ha alcanzado dentro de la organización, luego háblele de lo que usted cree que debería mejorar y finalmente, termine con una conversación acerca de cuán importante es esta persona para la compañía.

 

Establezca metas claras y desafiantes

Las metas mantienen los esfuerzos canalizados y permiten medir el éxito; es muy fácil vagar al no tener metas, porque nada es urgente, se desperdicia el tiempo, no hay fechas límites y nunca hay nada que hacer. Sin embargo, tener metas es la única forma de alcanzar un éxito extraordinario; si usted no posee meta alguna, bien vale la pena preguntarse:

– ¿Qué quiero ser yo realmente?

– ¿Qué tipo de vida quiero llevar?

– ¿Voy en dirección correcta?

 

Mantenga la preocupación y el estrés alejados

Dale Carnegie advierte que es imposible vivir en el pasado o futuro y que tratar de hacerlo puede afectar negativamente nuestros cuerpos y mentes; es por esto que recomienda que vivamos plenamente el único tiempo que es posible vivir: el presente. Enfoque su atención en el “hoy” y “ahora”, ya que es el único lugar en donde usted puede actuar para lograr sus metas. Considere las probabilidades. Muchos de nosotros pasamos mucho tiempo preocupándonos por cosas que nunca llegan a ocurrir. Una forma de mantener esas preocupaciones alejadas de nuestras mentes, es estando conscientes de las probabilidades matemáticas de que un evento ocurra; esto lo ayudará a ver sus inquietudes desde otra perspectiva. Manténgase ocupado

 

Preocupaciones Genuinas

Algunas veces existen razones reales para preocuparse (ej: si comete algún error grave en su organización), si esto ocurre, trate de mejorar la situación, siguiendo este proceso:

– Pregúntese qué es lo peor que puede pasar.

– Prepárese para aceptar lo peor.

– Trabaje de forma calmada y metódica para mejorar lo malo.

 

Deje que el entusiasmo lo guíe

Su entusiasmo es vital si quiere que las demás personas respondan positivamente, por ejemplo: a un proyecto, cambios dentro de un departamento, etc. No trate de realzar el entusiasmo con una voz o actitud exagerada; recuerde que el entusiasmo, es un sentimiento que viene de adentro. Dale Carnegie escribió: “la forma de adquirir el entusiasmo es creyendo en lo que hace, en usted mismo y en querer cumplir un objetivo determinado. Así, el entusiasmo llegará de forma natural y sin presiones”.

 

Mi regla de oro

12Leía hace poco un artículo en la revista Business 2.0 sobre las reglas de oro de exitosos empresarios y deportistas. Les preguntaron cuál es su filosofía en la vida y en los negocios. A continuación, las respuestas: 

1. Chris Albrecht, CEO, Home Box Office: Rodéese de gente más inteligente que usted. Yo estudié en una escuela para niños excepcionales y resulté ser el último del salón. Pero siempre me sentí cómodo con esa situación porque aprendí de gente que era tanto o más inteligente que yo.  

2. Steve Ballmer, CEO, Microsoft: Contratar gente competente: invierto mucho tiempo en asegurarme que contamos con la mejor gente. Es importante disponer de gente capaz de desarrollar buenos productos. El mejor regalo que le puedes hacer a tu competencia es contratar a la gente equivocada. 

3. Richard Branson, fundador y presidente, Virgin Group: Déle una segunda oportunidad a la gente que falla: un buen líder debe concentrarse en sacar lo mejor de su gente. Todo el mundo sabe cuando falló, así que nadie necesita que su jefe se lo esté recordando constantemente.  

4. Randy Snow: Campeón mundial de Tenis en los Juegos Paraolímpicos cuenta una anécdota: “Sin necesidad de dramatizar, un mal manejo del factor tiempo, una concentración disipada, puede ser la causa principal de que perdamos en cuestiones menos trascendentales, pero no insignificantes. O lo pondré en positivo: puede ser la razón de triunfos importantes. Hablemos de uno de ellos, final del Open de Japón, jugaba contra Laurent Giamantini. Primer set. 6-0 a favor de Giamantini, que domina en el segundo 5-0.

La desazón de perder una final de ese modo era tan fuerte que me dejó de preocupar, lo único que quería era ganar algunos puntos. Esta actitud de querer ganar un punto, de ponerme en posición de ganar el próximo punto me distrajo del apuro que sentía por el resultado, once juegos seguidos para Giamantini, y conseguí ganar un juego. Ahora estaba 0-6, 1-5.  

En vista del éxito, decidí concentrarme en ganar el siguiente punto. Así, punto a punto conseguí ganar el segundo set en tye break y el tercero 6-1. No hay motivo para alabar mi fortaleza mental porque era inexistente, estaba muerto de miedo. La respuesta a este partido, también la clave para la vida en general, quedaba demostrada. No podía ni debía preocuparme de los puntos que había perdido porque ya estaban en el pasado. Y tampoco podía preocuparme de los próximos puntos porque no estaban ahí todavía. Sin embargo estas dos áreas del partido dominaban mi pensamiento hasta el punto de la autodestrucción.

Cuando me concentré en el presente, fui capaz de protagonizar una de las mayores recuperaciones de la historia en tenis sobre silla de ruedas. Aunque tengamos miedo, tenemos que vivir la vida punto a punto. Punto a punto se gana un partido memorable, paso a paso se corona una larga caminata, minuto a minuto se protagoniza una vida fértil. Has perdido un partido en el último minuto por exceso de relajación? Saca las enseñanzas oportunas y utiliza el coraje y la rabia que da para afrontar el siguiente 200 por cien.

¿Has cometido un fallo profesional, has tenido una torpeza imperdonable con un amigo, has herido a un familiar con tu verbo mordaz, palabra que sale ya no vuelve, es del otro, has elegido a la persona menos válida? Reconózcase, corríjase el yerro, discúlpese…y, como vulgarmente se diría, a vivir que son dos días.”