Archivo de la etiqueta: busco empleo

¿Crisis de optimismo?

work-at-seaPor mi trabajo en Laborum suelo conversar con personas que han perdido su trabajo o se sienten inseguras en el que están. Después de 10 años acá, me animé a compartir algunas ideas que suelo comentarles. No quise escribir un típico artículo con consejos para conseguir trabajo, hay miles, y muy buenos, sino mi propia visión de esta etapa, a lo mejor diferente. Y lo he hecho como si le escribiese una carta a mi hijo que quiere buscar trabajo (por suerte le faltan muchos años para ello).

Rafita, ayer me pediste un consejo sobre como afrontar este proceso de búsqueda de trabajo. Seguramente te ha venido una crisis de optimismo. Si ya lo sé, las empresas no están contratando, hay muchas grandes que se están reduciendo, y a lo mejor te toca mañana un “Muchas gracias por estos años, te valoramos mucho, pero necesitamos ajustarnos el cinturón”, o a lo mejor ya te lo dijeron hoy.

Comienza por pensar lo que piensas. La mente es la dueña de la actitud. No dejes que la emoción te sobrepase. El corazón nunca le puede ganar a la cabeza. Tienes seguramente varias razones para preocuparte, para pensar que no será nada fácil, y tienes razón, son puntos de quiebre en la vida. Pero un ingrediente para llegar a la meta en esta carrera es darle la vuelta a esta crisis de optimismo que suele aparecer. Elige una mirada optimista y esperanzada sobre un futuro que tendrás que inventar tú mismo.

Y luego, segundo ingrediente: el autoconocimiento, saber realmente para que eres muy bueno, en que te diferencias, y que tipo de empresas o áreas calzan con ello. Si no tienes eso claro, no salgas a jugar el partido, lo vas a perder, como lo hace la mayoría de gente que sale a volantear su cv.

“Elige un trabajo que te apasione y no tendrás que trabajar un solo día de tu vida”, aconsejaba Confucio. De la fusión trabajo –pasión saldrás ganando económica y emocionalmente.

Aprovecha esta etapa para conocer nuevas personas, aunque tampoco dependas 100% de ellas. Aprende a saborear la soledad. Dicen que quien no sabe estar solo, termina mal acompañado. Muchos amigos que pensabas que lo eran, te van a ningunear. Los llamarás y estarán “de viaje” o “en reunión”. A la hora de contratar, los contactos personales pesan muchísimo. Acuérdate de amigos, profesores de confianza, antiguos jefes, busca más la calidad de las relaciones que la cantidad. Se trata de que se abra esa puerta que permanece cerrada, que accedas a una entrevista con la persona indicada y en el momento indicado. Una vez en ella depende de ti.

La verdad no tiene pierde. Muéstrate como eres, saca lo mejor de ti, pero también sé humilde y con ganas de aprender. Los currículos perfectos no sirven para nada, el 80% exageran o mienten. No te muestres como superman, cuando te toque un tigre entrevistándote al otro lado de la mesa, se dará cuenta rápidamente que quieres aparentar algo que no eres. Se trata de vender nuestra mejor versión, experiencias, conocimientos y actitudes.

Mantente ocupado, la tristeza y la angustia son proporcionales al tiempo perdido. Siempre habrá alguien a quien contactar, algún proyecto que analizar, alguien a quien ayudar o algún hobby que puedas desarrollar. Escribe un blog sobre algo que te apasione. Verás como los días grises van tomando color.

Aprovecha en pasar más tiempo con tu familia, que a lo mejor estuvo antes sacrificada por un desorden de tiempos. No te pelees con el tiempo. Viaja al pasado y al futuro. Haz de tu serenidad y concentración mental el arma diferencial de una vida intensa y aprovechada.

A veces, la búsqueda del trabajo perfecto te evita llegar a él. El trabajo perfecto será el que te haga más feliz, el que tenga una buena relación entre la remuneración que tengas y la calidad de vida que te permita vivir. No solo pienses en el salario o en la posición.

Un consejo rápido y gratis, es un buen momento para retomar la fe. Martin Seligman, Profesor de Harvard y conferencista internacional, decía que las personas creyentes tienen mayor fortaleza mental y psíquica para enfrentarse a las adversidades y a las crisis. Los creyentes en general no son solamente algo más felices y están más satisfechos con la vida que los no creyentes como prueban todos los estudios, sino que además demuestran mayor capacidad de resistencia y se sienten menos desconcertados en las situaciones más críticas como pueden ser la pérdida de trabajo, el divorcio, la muerte de un ser querido, las enfermedades, etc.

Te toca vivir un momento complicado, sin duda, en la vida siempre hay momentos bonitos, pero también momentos de preocupación extrema, frustración, desánimo, ansiedad, miedo a lo que viene. Define las empresas a las que quieras llegar. Luego los contactos y sus mails. Luego redacta un mail a la medida a cada uno de esos contactos con la problemática que podrían tener y como los puedes ayudar. Las pequeñas victorias nos ayudan a conseguir objetivos que antes nos parecían imposibles.

Los mejores candidatos no son los que se echan más flores. Algo parecido pasa con el futbol. Messi no usa aretes, ni tiene peinados extravagantes, ni declara que es el mejor del mundo. El solo mete goles hace jugadas memorables.

En fin, esta etapa hay que vivirla con serenidad y paciencia. Se necesita resistencia y voluntad para aguantar el tirón inicial y no quedar atrapados en el desánimo. Las cosas siempre pasan por algo. Se trata de aprender de las experiencias que nos pasan. No preguntarnos por qué a mi, sino para que? No olvides lo que siempre decía tu abuelo, que los imposibles se resuelven en la oración. Tienes la suerte de usarla cuando quieras, donde quieras, y además, es gratis. Háblale de tu a tu a Dios, tus temas le interesan más de lo que te interesan a ti. Te parecerá una pérdida de tiempo, pero por el contrario, lo multiplica.

Nuestro futuro laboral, esa incertidumbre

Después de este complicadísimo 2009,¿Cómo enfrentar nuestros retos laborales, como superar las metas propuestas sino sabemos hasta cuando durará la crisis?

Evidentemente no pienso dar con la solución perfecta en este artículo, sin embargo, me atrevo a plantear algunas ideas que estoy seguro, ayudarán a “capear mejor el temporal” este año y por que no, esperar que sea otro 2008 en términos de resultados.

La crisis nos golpeó mucho más de lo que esperábamos, pero no nos mató. Esos meses nos enseñaron que no se sale adelante celebrando éxitos… sino superando fracasos, y creo que para salir adelante hemos tenido que asumir y aprender de nuestros errores. Dicen que la excelencia tiene más que ver con la gestión del error que con la ausencia del mismo. El optimismo no consiste en esconder la realidad sino enfrentarse a los problemas que la misma plantea con esperanza, sentido de realidad y un plan concreto de solución.

Quien mejor que Lance Armstrong, 4 veces campeón mundial de ciclismo, para que nos explique como aprendió de sus errores. Nos dice en su libro autobiográfico Its not about the bike: My journey back to life:  “El día de mi debut profesional, la clásica de San Sebastián, muchos corredores iban abandonando y estuve tentado de hacer lo mismo, pero no podía, era mi primera carrera profesional. Sería demasiado humillante. De ciento once corredores acabé último. Todo el mundo se reía de mí. Unas pocas horas después, sentado en el aeropuerto de Madrid, pensé en dejarlo todo. Cuando iba a San Sebastián pensé en que podía ganar. Llamé a Chris Charmichael, mi entrenador. Le dije que estaba muy afectado y que estaba pensando en dejar el ciclismo profesional.  Chris me escuchó atentamente y contestó: “Lance, vas a aprender más de esta derrota que de ninguna otra de tu carrera en toda tu vida”  Ok, le respondí al colgar. Después de dos días de descanso, competí en Zurich. De un grupo de cien ciclistas, quedé segundo. Después de todo, parece que valgo para esto. “

Claramente, nuestro futuro en el trabajo dependerá de nuestra capacidad de anticipar el futuro, prepararse al mismo, resolver los problemas que de todas maneras vendrán, y tener un plan de contingencia para aquellos golpes que inevitablemente tendremos que recibir. Podremos reducir el impacto e inclusive salir victoriosos en la medida en que saquemos lo mejor de nuestro talento y el esfuerzo para empezar y terminar las tareas muy bien hechas.

Lo que se necesita hoy

Si hubiese que definir al profesional perfecto, capaz de sobrepasar todas las metas, debiera contar con algunas de las caracerísticas mencionadas por Montse Mateos, experto en temas laborales en Madrid. Nos dice que la capacidad de gestión, la flexibilidad y las dotes para dirigir equipos son las características que definen a los ejecutivos que demandan las empresas hoy en día. Para ser un profesional exitoso no será necesario haber sido el primero de la clase, contar con un MBA o una dilatada experiencia. Aunque todo esto ayuda, lo que las empresas necesitan ahora son directivos capaces de  conseguir resultados a corto plazo pero pensando en el futuro. Se quiere a aquellos que tienen recursos para salir de este atolladero con su creatividad, empuje y capacidad de decisión; los que no tienen miedo a equivocarse y los que aportan una capacidad de gestión enfocada al ahorro de costos y al incremento de oportunidades para seguir desarrollando negocio.

Se necesitan directivos que se remanguen y tiren del carro como uno más, con gran orientación comercial, con capacidad de ejercer cuantas tareas se les asignen en función de cómo evolucione la situación. El superman que venía a gestionar la abundancia y a desarrollar grandes proyectos de expansión ya no es necesaria.

Por mi trabajo en Laborum, en el que constantemente manejamos procesos de selección, soy un convencido de que hoy en día los aspectos personales del directivo tienen más relevancia que los conocimientos técnicos. Se buscan valores como la confianza en sí mismo, la ética, la capacidad de comprometerse con un proyecto y, sobre todo, inteligencia y habilidad emocional. Nuestros clientes nos piden ejecutivos orientados hacia los resultados a corto plazo; quieren personas que se dediquen a pensar y que resuelvan los problemas del día a día pero sin dejar de lado el enfoque principal de la empresa a largo plazo. Es el momento de los McGyver dispuestos a hacer maravillas con los medios disponibles, y crear soluciones asombrosas con lo que encuentran a su alcance, en vez de quejarse de lo que les falta.

Conclusiones

Que este año nos va a costar el doble de esfuerzo, probablemente, pero estamos acostumbrándonos a eso. Yo tengo una filosofía que ha sido: “Si alguien puede dar 10 hay que ponerle de meta 20 para que de 15. “ ¿Qué necesitamos? Promover un clima individual y grupal de mucho esfuerzo, empeñados en terminar las cosas muy bien hechas. Un equipo que no necesariamente sean los Superamigos, pero que si se respeten, que sepan que si uno se cae, inmediatamente saldrá el del costado a dar la cara por él, que se miren a los ojos, que se rían, que tengan hambre de crecer, que sean humildes para reconocer errores y carencias, que cuando se caigan se levanten rápido e insistan cuando el resto se cierra y se retira, que no caigan en la tentación de hablar a espaldas del otro, que cuando se peleen, sean los que tiendan la mano para amistarse así tengan la razón.

Creo que vale la pena repensar y actualizar nuestros paradigmas sobre la forma como queremos cumplir y sobrepasar nuestros objetivos laborales de este año. Tiene mucho que ver con mezclar posiciones aparentemente opuestas como trabajar y divertirse, sudar y disfrutar, razonar e imaginar, pensar y actuar, esforzarse y relajarse, perder y ganar. Nuestro éxito estará en saber utilizar en su justa medida y en su debido momento cada una de estas variables de acuerdo a lo que la prudencia nos dicte que debamos hacer en cada caso. Dicen que bajo el sol existe un tiempo para cada actividad.

¿Cómo administrar mi carrera? 2da parte

Eligiendo un nuevo trabajo

Si luego de hacer la evaluación del post anterior nos damos cuenta que estamos en el trabajo equivocado, o si es que estamos en un proceso de recolocación laboral, comienza nuestra etapa de búsqueda, en la cual, es crucial saber escoger la mejor opción. Muchos de nosotros basamos la elección del nuevo trabajo en base al sueldo bruto mensual. Pero no es la única variable a tomar en cuenta, hay otras que vale la pena incluirlas para nuestro proceso de toma de decisiones. A continuación algunas de estas:

       Remuneración:

–         Sueldo fijo y sueldo variable

–         Bonos e incentivos al contado y a largo plazo

       Oportunidades de desarrollo

–         Capacitación

       Condiciones y características del trabajo

–         Naturaleza del trabajo

–         Libertad y autonomía

–         Ubicación geográfica

–         Flexibilidad horaria

       Gusto y habilidad por las funciones

       Ambiente y relaciones de trabajo

–         Clima laboral

–         Jefatura

–         Balance vida – trabajo / Calidad de vida

       Características de la organización

–         Prestigio de la empresa

–         Título y nivel del cargo

–         Estabilidad laboral

       Conveniencia general para la persona y la familia

       Qué nos dice el subconsciente

Vale la pena tomar en cuenta todas estas variables, ponderarlas, para tener una visión mucho más clara del trabajo que más nos conviene.