La prisión de la buena reputación

¿Qué preferirías? ¿Ser la persona más inteligente mientras el mundo piensa que eres la más tonta? ¿O la más tonta mientras el mundo piensa que eres la más inteligente?
Buscamos a cualquier precio los likes pensando que es la métrica principal de éxito en redes (y en la vida). Para lograr una buena vida ayudaría entender la diferencia entre la tarjeta de evaluación interna o externa, es decir, cómo te evalúas o qué piensan de ti los demás. ¿A cuál le das más importancia? El impacto real que tiene en tu vida el que te idolatren o hablen mal de ti es mucho menor de lo que te hacen creer el orgullo o la vergüenza.

«Las redes sociales—dice el periodista David Brooks—crean una cultura en la que muchas personas se convierten en pequeños managers de su propia marca, presentando un yo externo falso, feliz y retocado buscando aprobación.»

Es triste ser y no parecer, pero es más triste parecer, y no ser nada. Einstein decía que es mejor preocuparse más por tu conciencia que por tu reputación. Tu conciencia es lo que eres, tu reputación lo que los demás dicen que eres. Vive de una manera que te permita mirarte a los ojos en el espejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s