Archivo diario: julio 12, 2018

Los 3 errores que más lamentamos en la vida

emoticon morado

Y llegaron los 43. Estando a mitad del viaje, más allá de celebrar, es un buen pretexto para reimaginar la vida que quiero para la segunda mitad. Cuantas tristezas me hubiese ahorrado cuestionando si voy por el camino correcto.

Harvard Business Review publicó un artículo en el que preguntaron a más de 250 moribundos ¿De qué te arrepientes en la vida? Y la gran mayoría dijo que de no haber pensado antes de tomar muchas decisiones importantes, de haberse rendido más rápido de lo que debían y de no haber tenido la valentía de expresar sus sentimientos y defender sus principios

Sabias respuestas de personas que están en la antesala de lo inevitable, y que reflejan la experiencia del equipaje de todo una vida. Si nos hiciésemos la misma pregunta, ¿Contestaríamos lo mismo? Planteo los 3 errores que más me han costado y quizá a muchos de ustedes también. Se que son obvios pero a veces perdemos el sentido común y oscurecemos lo evidente, por eso, igual los comparto:

  1. Errar en el blanco

Vivimos para ser felices, pero una cosa es “ser” feliz, es decir, vivir con la conciencia tranquila, y la otra “estar” feliz: acumular placeres y evitar sufrimientos para maximizar el momento. Dos enfoques distintos. El principal enemigo de la felicidad es confundir ambos términos y por ende fallar en el blanco porque cambiamos propósito por sensaciones. Es decir, buscamos “ser” felices en cosas que nos hacen “estar” felices. De esa manera, mientras más persigamos la felicidad, más escurridiza se hará. Ambas son necesarias, sin embargo, apuntamos la mayoría de las balas a “estar” y muy pocas a “ser”, y por eso nos va como nos va.

  1. Priorizar

Nos arrepentimos de no pasar más tiempo con familia y amigos. Constantemente sacrificamos el hoy por un futuro mejor. “Es que hay que sembrar pan para Mayo”, solemos decir los workaholics para auto convencernos de la forma en que vivimos. Entrenados en viajar a mil por hora, nuestros ratos libres (si los tenemos) nos producen una sensación de “pérdida de tiempo”.

Nos estamos perdiendo la foto de hoy. La pregunta es ¿Jugué futbol con mi hijo?, ¿Le traje una sorpresa a mi esposa? ¿Salí a tomar unas cervezas con mis amigos? Eso es estar en la foto. No es con quién pases más tiempo, sino con quién tienes los mejores recuerdos. “Disfruta de las pequeñas cosas porque un día, volverás la vista atrás, y te darás cuenta que eran las cosas grandes” Robert Braul. Despertarás y ya no podrás hacer las cosas que siempre quisiste hacer.

Y es que cuando uno quiere, saca tiempo, cuando no, saca excusas. Necesitamos reorganizar los distintos frentes abiertos. Siempre hay tiempo para lo que es importante. Y si no, quizá no lo es tanto. Para ello, acostumbrémonos a fiscalizar la agenda.

Las personas exitosas blindan su tiempo libre porque la calidad de su vida está determinada por la calidad de su gestión del tiempo.

 3. Falta de curiosidad

Decía la Dra. Marian Rojas que algunas personas no están deprimidas, sólo están enfermas de rutina, la tristeza viene por perder la ilusión de hacer algo nuevo.

Pensar, aprender, innovar, descubrir y actuar son urgentes. Solemos arrepentirnos de todo lo que no hemos hecho. A la pregunta de cual había sido la canasta que más le había dolido fallar, un jugador de basket retirado contestó: “Aquella que no me atreví a tirar”. Lo que existe siempre le gana a lo que no existe. No vivas anestesiado, conéctate con tus emociones, enamórate muchas veces… de la misma persona, colecciona amaneceres cuando viajes, sal a hacer trekking, corre una 21k, aunque llegues último, siempre estarás por delante de quienes no se atrevieron a correrla. 

A vivir, que la vida es hoy!

Mi futuro no existe, me toca inventarlo hoy. Dejaré de soñar tanto y comenzaré a vivir un poco más. No quiero pasar por más crisis para enfocarme en lo importante como si fuera urgente.

La diferencia entre quienes somos y quienes queremos ser depende de nuestro mindset. Una vez que comenzamos a cambiarlo, cambiaremos nuestros hábitos, allí empieza la transformación personal. “Aunque nada cambie, si tu cambias, todo cambia” decía Marcel Proust. Empezar a hacerlo, puede ser nuestra tarea más inaplazable porque no hay nada que sea más importante en la vida.

Anuncios