Archivo mensual: junio 2017

Ideas para un amigo que busca trabajo

Fernando, ayer me pediste un consejo sobre como afrontar este proceso de búsqueda de trabajo. La verdad es que no hay una receta mágica pero comparto algunas ideas que se me vienen a la cabeza.

Comienza por pensar lo que piensas. La mente es la dueña de la actitud. No dejes que la emoción te sobrepase. El corazón nunca le puede ganar a la cabeza. Tienes seguramente varias razones para preocuparte, para pensar que no será nada fácil, y tienes razón, son puntos de quiebre en la vida. Elige una mirada optimista y esperanzada sobre un futuro que tendrás que inventar tú mismo.

Segundo ingrediente: el autoconocimiento, saber realmente para que eres muy bueno, en qué te diferencias, y que tipo de empresas o áreas calzan con ello. Si no tienes eso claro, no salgas a jugar el partido, lo vas a perder, como lo hace la mayoría de gente que sale a volantear su cv.

Define las empresas a las que quieras llegar. Luego los contactos y sus mails. Luego redacta un mail a la medida a cada uno de esos contactos con la problemática que podrían tener y como los puedes ayudar.

Aprovecha esta etapa para conocer nuevas personas, aunque tampoco dependas 100% de ellas. Aprende a saborear la soledad. Dicen que quien no sabe estar solo, termina mal acompañado. Muchos amigos que pensabas que lo eran, te van a ningunear. Los llamarás y estarán “de viaje” o “en reunión”. A la hora de contratar, los contactos personales pesan muchísimo. Acuérdate de amigos, profesores de confianza, antiguos jefes, busca más la calidad de las relaciones que la cantidad. Se trata de que se abra esa puerta que permanece cerrada, que accedas a una entrevista con la persona indicada, con el mensaje correcto y en el momento indicado.

Una vez en ella depende de ti. La verdad no tiene pierde. Muéstrate como eres, saca lo mejor de ti, pero también sé humilde y demuestra tus ganas de aprender. Los currículos perfectos no sirven para nada, el 80% exageran o mienten. No te muestres como superman, cuando te toque un tigre entrevistándote al otro lado de la mesa, se dará cuenta rápidamente que quieres aparentar algo que no eres. Se trata de vender nuestra mejor versión, experiencias, conocimientos y actitudes.

No se trata de ti, sino de lo que tu potencial empleador busca, por ello, no te enfoques en vender lo que sabes, sino en entender lo que necesita y definir como puedes adecuarte a ello. Si logras entender eso, todo cambia, la forma como te comunicas, los mails que envías, el cv que muestres o las preguntas que respondas en la entrevista.

Mantente ocupado, la tristeza y la angustia son proporcionales al tiempo perdido. Siempre habrá alguien a quien contactar, algún proyecto que analizar, alguien a quien ayudar o algún hobby que puedas desarrollar. Escribe un blog sobre algo que te apasione. Verás como los días grises van tomando color.

Aprovecha en pasar más tiempo con tu familia, que a lo mejor estuvo antes sacrificada por un desorden de tiempos. No te pelees con el tiempo. Viaja al pasado para aprender de él y al futuro para medir los riesgos pero vuelve a tu tiempo preferido, el presente. Haz de tu serenidad y concentración mental el arma diferencial de una vida intensa y aprovechada.

A veces, la búsqueda del trabajo perfecto te evita llegar a él. El trabajo perfecto será el que te haga más feliz, el que tenga una buena relación entre la remuneración que tengas y la calidad de vida que te permita vivir bien. No solo pienses en el salario o en la posición.

No olvides lo que siempre decía tu abuelo, que los imposibles se resuelven en la oración.

Tienes la suerte de usarla cuando quieras y donde quieras. Háblale de tu a tu a Dios, tus temas le interesan más de lo que te interesan a ti. Te parecerá una pérdida de tiempo, pero por el contrario, lo multiplica.

Te toca vivir un momento complicado, sin duda, en la vida siempre hay momentos bonitos, pero también momentos de preocupación extrema, frustración, desánimo, ansiedad, miedo a lo que viene.

En fin Fernando, esta etapa tienes que vivirla con serenidad y paciencia. Necesitas resistencia y voluntad para aguantar el tirón inicial y no quedarte atrapado en el desánimo. Las cosas siempre pasan por algo. Se trata de aprender de las experiencias que nos pasan. Todas son valiosas. No te preguntes el porqué sino el para qué. La vida está hecha de subidas y bajadas, y tienes que aprender a gestionarlas. Por más que te parezca, no son eternas.