Para alcanzar un sueño hay que estar bien despiertos

soñar despierto 3Decía Luis Huete, Profesor de Harvard, del IESE y considerado el gurú español más importante del panorama actual, que los mejores sueños se reservan a las personas que optan por complicarse la vida y por ensanchar sus conocimientos, competencias, actitudes y creencias.

Mi padre, me decía siempre, que para soñar en grande, hay que estar bien despiertos. Y es que la vida es complicada, pero… y quién te dijo que iba a ser fácil?

Construir un sueño es desarrollar las potencialidades y capacidades que tenemos dentro. Este es un trabajo para toda la vida. A medida que alcance uno, se crea otro nuevo, y así sucesivamente. En lo personal, sigo soñando con hacer mejores los años que me queden, en disfrutar del camino que me queda por recorrer. Y en hacer cosas más valiosas.

De hecho, uno de mis sueños/objetivos del próximo año es correr la Maratón de Nueva York, hacerla en 10 horas, no importa, pero llegar, disfrutar del camino. Para ello, se que debo desde ahora comenzar con un plan de entrenamiento, es decir, ir aterrizando en acciones concretas mi sueño.

Como decía Peter Drucker, el padre de la administración, la fuente más común de errores es hacer la respuesta correcta en lugar de la pregunta correcta. A lo mejor, no nos hemos planteado en la vida, las preguntas más trascendentales, las metas reales a las que queremos llegar, en cada plano de nuestra vida, en el espiritual, personal, familiar, laboral y social y si estamos en capacidad de hacerlas, o si es realmente lo mejor para nosotros. Un buen comienzo es preguntarse constantemente ¿Para qué? A estas alturas del partido es posible que la idea que tienes de ti mismo se ajuste algo a la realidad. O tal vez no mucho. Antes de llegar a una conclusión definitiva siempre es bueno contrastar tu resultado con un familiar o un amigo. A veces uno se lleva sorpresas.

Y es que tus sueños solo pueden construirse sobre el conocimiento sólido de tu personalidad y de tus capacidades, incluido tu lado escuro, al que puedes sacar partido si puedes gestionarlo. Todos tenemos defectos, ese no es el problema, el problema es ignorarlos o no hacer nada por mejorarlos.

Decía Huete en su reciente libro “Construye tu sueño” que la segunda columna sobre la que se asienta la construcción de tus sueños es tu plan personal de futuro. La idea es tener algo por lo valga la pena luchar y por lo que valga la pena esforzarse y superarse. Es algo que acaba convirtiéndose en un imán que tira de ti y que te permite dar sentido al día  día, especialmente en los momentos difíciles.

El secreto para cambiar, para avanzar es encontrar razones de verdadero peso para hacerlo. Tu plan personal de futuro se crea poniendo por escrito una lista de deseos y de sueños muy concretos y con contornos muy nítidos.

Empieza eligiendo un año lejano en el tiempo. Tiene que ser un año al que le des un sentido subjetivo muy especial. Por ejemplo, el 2025. Es decir, que tu plan personal tenga como fecha de vencimiento el 2025.

Tu plan personal de futuro tiene que estar compuesto por tres elementos bien diferenciados. El primer ámbito debe ser la ambición personal, los sueños relacionados con la persona en la que te quieres convertir. El foco aquí se pone en ti mismo, en los hábitos que quieres desarrollar, en las características de la personalidad que quieres desarrollar, en los defectos que deseas corregir, en el estado de vitalidad y energía que aspiras a tener y también en la forma física de la que quieres disfrutar.

Los sueños han de empezar con la ambición de mejora de los recursos personales. Esta es la base de todos los sueños. Lo que acabas haciendo contigo mismo es la base de todo lo que te acaba sucediendo en la vida. Una manera de concretar el primer elemento consiste en visionar la distribución que quieres dar a las 24 horas de tus días en el año de referencia y contrastarla con la distribución de un día actual.

El segundo elemento es decidir en que tres o cuatro cosas quieres destacar y convertirte en una autoridad mundial. La definición de mundial se hace en función del mundo en donde te manejas cómodamente.  algo que te ilusione.

El tercer elemento son todas las recompensas que legítimamente aspiras haber conseguido en la fecha prevista. Aquí entran las recompensas materiales que te ilusionen como una casa de ensueño, viajes especiales, etc. Ver crecer a tu familia unida, rodearse del aprecio y agradecimiento de otros, destacar en prestigio profesional, convertirte en referente, inspirador, etc.

Tres sesiones de 20 minutos deberían ser suficientes para producir tu plan personal de futuro. Necesitas tiempo para soñar. Se aconseja que el contenido del plan sea irrazonable pero por otro lado obtenible.

Continúa diciendo Huete que las 4 áreas en las que debes invertir para no perder capital humano son las fisiológicas, intelectuales, emocionales y espirituales. La primera área es cuidar tu salud. Dentro de ésta, es fundamental que  sepas alimentarte con cabeza, desarrollar masa muscular, capacidad aeróbica y descansar. El capital intelectual suele estar asegurado con tiempo para leer, escribir y disfrutar de la música. Emocionalmente, el capital humano se desarrolla con tiempo para la familia y para los amigos y las actividades solidarias. Por último el capital espiritual. Tiempo para clarificar creencias, valores, hacer introspección, conectar con el Creador, etc. A esas cuatro áreas debieras dedicar unas 20 horas a la semana. Si no lo haces, se desafila tu sierra. Por ejemplo, diez horas de Lunes a Viernes y 10 horas el fin de semana.  Deben ser espacios que reserves y planifiques de antemano. Ha de ser tiempo de calidad, intenso y vital.

Hay que soñar más. La vida está hecha de oportunidades. Están ahí. Al alcance de los que han hecho los deberes. Construir un sueño es desarrollar las potencialidades y capacidades que tenemos dentro. Ése es un trabajo para toda la vida. Debieras llevarlo siempre en la agenda y en tu propia memoria. ¿Cuáles son tus sueños?

5 Respuestas a “Para alcanzar un sueño hay que estar bien despiertos

  1. Otro buen Mail, muchas gracias!

    Saludos, Genoveva Rivera Enviado desde mi iPhone

  2. Grande Rafa, justo me encuentro en un tiempo de desorientación, cuando tus sueños no se alinean con la realidad, o la realidad tampoco propicia la motivación en algunas áreas. Alguien dijo que la vida es como varios electrocardiogramas, a veces estás bien en algun ámbito, y no tanto en otro. Soñar es fundamental para no perderse del piolín que nos ata a la felicidad. Soñar y trabajar en conseguir los sueños es necesario y dignifica. Excelente articulo, una vez más! Abrazo grande!!

  3. Muy cierto lo que se explica en esta publicación, los sueños se convierten en metas cuando decides realizarlas una a una.

    Muchos nos encerramos en el presente sin la intención siquiera de crear un futuro.

  4. Saludos Rafa… Muchas gracias por compartir estos pensamientos. Me llegan en un momento especial, en el que estoy justamente reflexionando sobre el futuro, mis metas, sueos, y se vienen tantas ideas al mismo tiempo, que precisamente estas reflexiones que haces ayudan a esclarecer un poco mi visin y aportan orden a lo que da vueltas en mi cabeza. Muchas gracias. Saludos,Rosi

    Date: Sat, 8 Mar 2014 15:20:16 +0000 To: rosiludena@hotmail.com

  5. Gracias Rafael porque en el día a día nuestros sueños van relegándose hasta perderse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s