El arte de hacer amigos

En un reciente artículo publicado por Wharton, , llamado “Networking en siete pasos sencillos”, Neill Conor comentaba que las relaciones necesitan una atención constante y cuidadosa, durante mucho tiempo.

Nos dice que la típica petición de ayuda cuando se necesita algo urgente –un trabajo, algún consejo o una donación benéfica– en realidad no es networking,sino más bien parte del procedimiento de “venta”.

De hecho, la mayor parte de nuestra red de relaciones se desarrolla mucho antes de que la necesitemos. Más aún, cuanto más tiempo se invierte en ella, mayor puede ser el beneficio.

Nos dice que “el networking no es algo que surja de manera natural en las personas. Un jardín frondoso no se crea de la noche a la mañana. Se necesita una deliberación cuidadosa para escoger sus plantas, que deben cultivarse con tiempo. Las malas hierbas se identifican y se quitan poco a poco.

Algunos consejos que pueden ayudar:

 

Comunicar. Para cultivar una buena red de relaciones es necesario hacer muchas preguntas y demostrar interés por las aficiones de la gente que se conoce.
Valorar. Procure que los otros sepan siempre que usted valora su ayuda. Un gracias por escrito o alguna otra forma de agradecimiento es algo que no abunda en un mundo donde manda el e-mail.

Inventario. No es nada malo hacer una lista de vez en cuando. ¿A quién conoce? O todavía más importante, ¿a quién le gustaría conocer?
Longevidad. Las cosas buenas llevan su tiempo y tendrá que dar besos a muchas ranas antes de encontrar a su príncipe. La clave es empezar a construir su red mucho antes de que la necesite.

Reciprocidad. El networking no solo tiene que ver con lo que los demás pueden hacer por nosotros. Piense en aquello que usted puede ofrecer. A veces, se empieza con un simple cumplido sobre una presentación o un proyecto. Si ofrece ayuda a alguien, hágalo de forma prolongada. La confianza y la reputación dependen de la fiabilidad.

Similitud. Está claro que siempre es más fácil congeniar con gente parecida a uno, pero siempre es posible encontrar un terreno medio para entenderse con otras personas, aunque al principio parezcan muy distintas. Es importante salir de nuestra área de confort y aprender de la gente que tiene otros antecedentes, objetivos e incentivos.
Fecundación cruzada. Los líderes de éxito son capaces de influir sobre sus contactos entre distintas redes. Piense en la gente de su lista de contactos. ¿Alguien necesita que usted le preste atención? ¿A quién le debe un favor o necesita su ayuda? Vale la pena pensar en su red como un viaje de por vida más que como un esfuerzo puntual.”

Una de las principales fuentes de felicidad es tener amigos, gente en quien puedas confiar, con quien compartir el tiempo. Las relaciones son una valiosa fuente de energía y seguridad en uno mismo. Ya lo decía Tal Ben Shahar, experto en psicología positiva: “Una de las puertas fundamentales para lograr satisfacción con la vida: las relaciones sociales cara a cara. La gente pasa tanto tiempo frente una pantalla que pierde la capacidad de estar físicamente con otra persona. Una buena red de amigos con quien relacionarse contribuye a la felicidad. Algo que no es capaz de sustituir ninguna red social de internet. Para la felicidad, para la salud, es importante estar alrededor de otras personas. Tener cientos de amigos en Facebook no hace esto. No es una forma de reemplazar las relaciones cercanas ni de ser feliz”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s