Si me lo propongo, puedo ser mi peor enemigo

munch_scream_01En estos tiempos de incertidumbre, uno no sabe bien que puede pasar mañana. Ante esta situación, nos quedan dos opciones, o ir por la vida seguros y con la alegría de saber de lo que viene será para nuestro bien porque Dios sabe porqué hace las cosas, o andar preocupados, inseguros, decepcionados de la vida, con lo cual, independientemente de lo que hagamos o lo que nos pase, ya perdimos gran parte de la batalla. 

 

La vida, tiene mucho que ver con la forma como la veamos, una cosa es la realidad y otra muy distinta la forma como es percibida por nosotros. Es crítico para sobrellevar bien estos tiempos, nuestra actitud ante lo que nos pase, sean cosas que esperemos o inesperadas, hechos alegres o desgracias. La gravedad de los hechos no está dada por el mismo hecho, sino por el efecto que causa en nosotros el conocerlo, y pasará rápidamente en la medida en que tengamos la suficiente claridad de pensamiento y control de nuestras emociones para entender que ha pasado por nuestro bien, si es que obramos con la conciencia tranquila. Al respecto, se me viene a la memoria un texto que leí hace poco en el que Etty Hillesum, joven judía muerta en Austwicht en Septiembre de 1942 decía: “Pueden hacernos la vida muy dura, pueden despojarnos de algunos bienes materiales, pueden quitarnos la libertad exterior de movimientos…pero es nuestra lamentable actitud psicológica la que nos despoja de nuestras mejores fuerzas: la actitud de sentirnos perseguidos, humillados, oprimidos; la de dejarnos llevar por el rencor; la de envalentonarnos para ocultar nuestro miedo. Tenemos todo el derecho de estar de vez en cuando tristes y abatidos porque nos hacen sufrir, es humano y comprensible. Y, sin embargo, la auténtica expoliación nos la inflingimos nosotros. Cuando experimentamos un sufrimiento, lo que más daño nos hace no es tanto éste como su rechazo, porque entonces al propio dolor le añadimos otro tormento: el de nuestra oposición, nuestra rebelión, nuestro resentimiento y la inquietud que provoca en nosotros”.

 

Extraordinaria forma de ver la vida a pesar de sus problemas (y qué problemas), no se ha hundido. Además nos hace ver algo aparentemente evidente pero que muchos de nosotros no nos habíamos dado cuenta, cuando nos lo proponemos, podemos ser nuestro peor enemigo, peor inclusive que la misma realidad que nos pasa. Y es que muchas veces en nuestras vidas ha sido más importante la reacción que la acción que la provoca. Desde una enfermedad que hayamos tenido, la muerte de alguien, un despido, o cualquier otro evento, pensemos si nuestra forma de responder ante ello ha tenido mayor peso que el problema en sí.

 

Continúa diciendo Etty Hillesum: “Desde el momento en que me he mostrado dispuesta a afrontarlas, las pruebas siempre se han transformado en belleza…Los peores sufrimientos del hombre son los que se temen. El sufrimiento malo no es el vivido, sino el “representado”, ese que se apodera de la imaginación y nos coloca en situaciones falsas”.

 

Que increíble capacidad para decir algo que es tan obvio pero que nos pasa muy a menudo. No sabemos gestionar los eventos inoportunos, estamos acostumbrados a gestionar lo esperado, pero lo imperfecto nos atormenta, nos angustia, en lugar de entender que pasó, y pasó por algo positivo que quizá ahora no entendamos, somos presa de la angustia, la depresión, el miedo, lo cual obviamente provoca que nuestra lectura del problema se agrande inclusive a tamaños completamente desmesurados.

 

Esto se da también porque las expectativas que solemos tener están basadas en vivir la vida libre de problemas, y eso es una utopía. Nuestra ilusión se basa en vivir una vida fácil, cero problemas, en el que podemos elegir, como quien lo hace de un menú de restaurant, “lo que nos de la gana”, y dejar de lado lo que no nos guste. Trabajar en la mejor posición y empresa que se pueda, casarme con la chica más linda, vivir lleno de dinero, comprarme la mejor ropa, etc. es una forma hasta cierto punto “egoísta y mal agradecida” en el sentido de que esa obsesión nos nubla la vista, ya que al no alcanzar esto nos angustia, inquieta, y molesta. Deberíamos mirar al costado para ver lo que pasa en el mundo, para darle el verdadero valor a las cosas que tenemos, y no enfocarnos en lo que deberíamos tener. Para lo que nosotros es un derecho básico como el elegir que tipo de vida queremos llevar, para otros es completamente inalcanzable, porque nacen con una realidad distinta y mucho menos “atractiva” que la nuestra.

No estoy diciendo que seamos conformistas, nada más lejos de ello, los mediocres nunca saldrán adelante, sino de saber valorar aquello que tenemos, aquello que realmente nos hace felices, y saber vivir sin lamentarnos de “porqué nos pasan las cosas malas a nosotros”.

Anuncios

5 Respuestas a “Si me lo propongo, puedo ser mi peor enemigo

  1. oye gracias
    me encanta como escribres , este articulo esta increible
    y me hizo reflexionar mucho.

    • Un aliento para continuar, es cierto cuanto expresas, muchas veces nuestra imaginación tiende a hundirnos más en nuestras preocupaciones o temores y nos constituímos en nuestros propios enemigos. gracias por tus reflexiones.

  2. La ilusión para mí es poder tener a alguien con quien compartir lo poco o mucho que tenga, los momentos buenos o malos para vivirlos intensamente, tanto en lo material como en las vivencias, o tan sólo dejar pasar el tiempo a su lado, aunque sea sin hablar nada, espero que pienses igual que yo, sería ideal que sintieras lo mismo. Únicamente se tiene con otro. En soledad no somos nada, no tenemos nada, todo nos sobra, no nos sentimos ni importantes ni insignificantes, porque para ser algo en la vida es necesario los ojos de los demás, como un espejo en el que poder mirarse. Todo está de más, y todo falta al mismo tiempo cuando estamos solos, no hay nadie que nos aprecie o nos rechace, nadie que nos anime o nos regañe…

    Pero también poseer algo o alguien también nos limita, nos induce a ser más dependientes, es la gran paradoja de la vida, nos ocasiona estar atados y perdemos libertad con ello, por eso se es libre si no tienes a apego a nada, para llegar ser uno mismo sin estar influenciado por nadie es preciso no estar supeditado a nadie ni a nada lo que nos conduce al aislamiento. Siempre buscamos la aprobación de alguien que nos diga lo buenos que somos y nos saque los defectos. Es un puro equilibrio la vida. Ya que una parte consustancial de la felicidad está relacionada con lo tangible, con los afectos, la íntimidad y las relaciones humanas, con los sentimientos y las emociones que vamos y nos van transmitiendo. Al igual que la infelicidad depende del aumento de la dedicación exclusiva a las cosas materiales, en detrimento de valores intangibles, que
    sostienen a las personas ante la devastación en el mundo.

    ARTURO KORTAZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA

  3. Muy bueno el artículo. Es inspirador a mirarnos un poco adentro y empezar a AGRADECER lo que tenemos. Pienso que muchas de nuestras ‘infelicidades’ radican en estar permanentemente mirando al costado, pero no para valorizar lo que tenemos, sino para competir y pretender tener SIEMPRE lo mejor. La mejor casa, el mejor auto, el/la mejor esposo/a, los mejores hijos (lindos, mejores alumnos, destacados en deportes), ser los de mejor físico, ‘parecer’ el mejor matrimonio… y miles de cosas mas… Y es cuando no encajamos en esos parámetros cuando sufrimos y nos ponemos mal. Ojalá en este camino de re-pensarnos encontremos la forma de vivir felices con aquello que la vida nos ha dado como un regalo….. sin pedirnos nada a cambio…. sin exigir devoluciones… Mirémonos desde afuera, observémonos y descubriremos que TODO lo que tenemos es mucho mas y mucho mejor de lo que habiamos pensado…

  4. MUI INTERESANTE Y CREAYIVO ME AYUDO A INSPIRARME PARA UNA TAREA MIL GFRACIAS PORK ESXISTAN PERSONAS K ESCRIBAN LA REALIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s